Cabecita rubia

Estándar

Canción de la cabecita rubia
Cabecita rubia
que miro de lejos
sin ver que tus ojos
son igual de negros.
No, que me equivoco,
que confundo el fuego;
que nunca jugamos
Porque estamos lejos.
Pero estoy muy cerca
de los ojos negros
de la cabecita
rubia como el fuego.
No, que me confundo,
que equivoco el juego;
no sé lo que es cerca,
no sé lo que es lejos.
 

Canción de la noche
Por el aire de la noche
volando cruza un zapato:
zapato que lindo vuela,
¿qué pies andará buscando?
Por la oscuridad del sótano
se arrastra apenas un pájaro:
¿si buscará el carpintero
madera para su canto?
Sobre el sótano y la noche
un grito se va alejando:
zapato y pájaro miran
la Luna que empina un gato.

 ________________________
David Chericián, “Cabecita rubia” en Dindorindorolindo. México, SEP-Dipón, 2002.
Lectura con 130 palabras
________________________