Conozco los alimentos

Estándar
No todo lo que como es igual. Hay comida que me gusta mucho. Hay otra que no me gusta tanto, pero me la debo comer. Mi mamá dice que si como de todo, mi cuerpo tendrá energía para funcionar bien, crecer y no enfermarse.
En la escuela, un doctor nos dio una plática sobre los distintos grupos de alimentos. Él nos dijo que si acomodamos estos grupos en una pirámide, sabremos qué cantidad debemos comer de cada uno.
En la parte de abajo están los alimentos que debemos comer más (pan y cereales, azúcares y grasas, frutas y vegetales) y en la parte de arriba (productos lácteos y proteínas) los que necesitamos menos.
El doctor también nos explicó que cada alimento es aprovechado de manera diferente por nuestro cuerpo; por ejemplo, la sopa de pasta nos aporta azúcares y esto sirve para que nuestro cerebro tenga energía. Los granos con los que hacen el pan aportan fibra, la cual ayuda al buen funcionamiento de nuestro intestino. Las frutas y verduras son las que aportan las vitaminas y éstas nos ayudan a sanar las heridas. La leche aporta calcio y proteínas, ambos ayudan al crecimiento de nuestros huesos. La carne también nos da proteína y por ello nuestro cuerpo es fuerte. Por último, el chocolate nutre a nuestro cuerpo de grasas y azúcares, útiles para dar energía a nuestros músculos.
Siempre quiero comer lo mismo. Mis amigos Tere y Pedro son unos melindrosos. A ella no le gustan las verduras y él sólo quiere comer dulces. Me imagino que sus pirámides de los alimentos están chuecas e incompletas. Desde niños debemos comer de maneta balanceada y así evitaremos enfermedades del corazón o el cáncer. A la hora de la comida, huele rico. Me acerco a la cocina y veo lo que voy a comer. Todo se me antoja, siento que se me hace agua la boca y me rugen las tripas. ¡Mmmh, que hambre tengo!
¿Qué hace mi cuerpo con lo que come? Recuerdo que cuando el doctor fue a la escuela a dar la plática, explicó que al comer, desde el primer bocado, la lengua identifica los sabores y ayuda a descubrir algún alimento descompuesto que puede hacernos daño. Por medio de la digestión el cuerpo extrae de los alimentos todas las sustancias que
necesita para funcionar bien. Nos preparamos para la digestión desde el momento en que percibimos el olor de la comida. También nos dijo que la boca es como un triturador de comida. Los dientes sirven para despedazar lo que comemos y la saliva para ablandar los alimentos.
 _____________________________
Álvaro Osornio et al., “Conozco los alimentos” en Lo que hago con mi cuerpo. México, SEP- Santillana, 2004.
Lectura con 431 palabras
_____________________________