Consecuencias atroces

Estándar
Si no se alcanza acuerdo alguno y la temperatura del planeta aumenta en dos grados centígrados, las consecuencias serían catastróficas.

Para empezar, el calor acabaría con el 70 por ciento de la biodiversidad –las especies animales y vegetales–, por lo menos, lo que, sin duda alguna, sería una pérdida que a la humanidad le saldría muy costosa, pues acabaría con muchos recursos para producir bienes de consumo general.
Con el derretimiento de las masas de hielo, el nivel del mar llegaría a aumentar hasta 67 metros. El agua dulce se mezclaría con la salada y modificaría las corrientes marinas. Es decir, alteraría el Gran Cinturón Transportador Oceánico, lo que, a su vez, causaría que los océanos se convirtieran en una gran zona muerta. Se acabarían muchos nutrientes y toda forma de vida en los mares quedaría amenazada.
Consecuentemente, la extensión de la tierra se reduciría de manera considerable. El agua dulce escasearía, se producirían conflictos sociales por la tierra y el agua. Además, se contaría con menos alimentos, se tendrían lugares muy fríos y otros muy calientes, con
lluvias excesivas o demasiado escasas, inundaciones, ventarrones, ciclones. Y lo peor, menor protección contra todos estos fenómenos.
Además, viejas y nuevas enfermedades atacarían a un mayor número de personas.
Como ven, el calentamiento global del planeta, nuestra única casa, traería consecuencias catastróficas. Hoy es tiempo de actuar desde los pequeños espacios. ¿Qué hacemos para evitar que nuestro planeta muera por causa de los altos niveles de contaminación?
___________________________
Luis Velazco, “Consecuencias atroces” en El Periódico Mi ambiente. México, Distrito Federal. Año 17, Número 727, 13 de diciembre 2009.
Lectura con  246 palabras
___________________________