Home » Cuentos de animales » El asno y el buey, un divertido cuento de animales

Página de inicio

rincón de lecturas

Enlaces patrocinados

Lecturas infantiles por grado

Primer grado Segundo grado Tercer grado Cuarto grado Quinto grado Sexto grado aprende inglés con sallita

Velocilector

¡Tómate tu tiempo y descubre tu velocidad lectora!

Ahora puedes medir cuánto tiempo tardas en realizar una lectura. Cuando estés listo para iniciar tu lectura, da click en el botón "Iniciar". Una vez que hayas terminado de leer, de inmediato da click en el botón "He terminado". Puedes realizar competencias con mamá, papá o tus compañeros y amigos o... ¿Por qué no? ¡Puedes retar a tu maestra!

El cronómetro te marca, minutos:segundos:décimas de segundos. Ah, no olvides poner en ceros antes de iniciar una nueva cuenta.

CRONÓMETRO

 

¿Sabes cuál es tu velocidad lectora?, si quieres saberlo sólo escribe los datos que se te piden y a continuación da click en el botón azul de calcular:


¿Cuántas palabras tiene la lectura que leíste?


¿Cuánto tiempo has tardado en leerlas?





_________________________

 Elige tu nivel y grado escolar dando click en el círculo:

PRIMARIA

Primer Grado
Segundo Grado
Tercer Grado
Cuarto Grado
Quinto Grado
Sexto Grado

SECUNDARIA

Primero de Secundaria
Segundo de Secundaria
Tercero de secundaria

Lecturas infantiles más recientes

Actividades de aprendizaje con juegos

Visita sallita

Material para maestras y maestros

Catálogo educativo Un listado de cientos de sitios con material educativo gratuito.

El asno y el buey, un divertido cuento de animales

En el cuento de hoy, un cuento de animales titulado “El asno y el buey”, el asno aconseja al buey a dar unas cuantas cornadas al amo para no trabajar. Pronto comprende el asno, que las palabras dichas al buey se vuelven en su contra, pero mejor vamos a leerlo en el cuento.


El asno y el buey

El asno y el bueyUn ranchero muy rico tenía en su rancho, en una misma cuadra, a un buey y a un asno. Cierto día, el buey le dijo al asno:
–Me da mucha envidia ver lo mucho que descansas y lo poco que trabajas. Un mozo te cuida, te dan de comer cebada y bebes agua pura y cristalina. Lo único que haces es llevar al amo a esos viajecitos que hace. En cambio a mí me tratan muy diferente. Al salir el sol me atan a una carreta o a una yunta y trabajo todo el santo día, hasta que las fuerzas se me acaban. Y por las noches me dan hojas secas como pastura. ¿Ya ves por qué te envidio, amigo?
–Con mucha razón tienen fama de tontos tú y todos los de tu especie –le contestó el asno–. Se matan por sus amos, y no sacan ningún provecho de sus facultades. Cuando los hombres te quieran amarrar al arado, ¿por qué no les das unas cuantas cornadas y unos mugidos que los asusten? ¿Por qué no te echas al suelo y te niegas a caminar? Si sigues mis consejos verás qué bonito te va a ir.
Al día siguiente, un campesino fue por el buey para empezar a trabajar. Pero el buey siguió los consejos del asno: dio tremendos mugidos, se echó al suelo y lanzó unas cuantas cornadas. El campesino creyó que el animal estaba enfermo y fue a contarle al ranchero.
El ranchero le dijo que entonces pusiera al asno a trabajar todo el día, y así lo hizo el campesino. El asno jaló del arado y la carreta todo el día, y recibió tantos palos que cuando volvió a la cuadra por la noche no podía caminar. En cuanto llegó, el buey se acercó.
–Gracias por tus consejos –le dijo.
El asno se quedó callado, pero pensó: “Yo tengo la culpa de lo que pasó. Por andar de hablador, ahora el buey es el que goza de la vida. Si no se me ocurre algo, acabaré perdiendo el pellejo”. Y medio muerto de cansancio, se dejó caer en la paja.
–De aquí en adelante –siguió hablando el buey– siempre voy a hacer lo que me aconsejaste, amigo asno.
–Está bien –dijo el asno– pero te voy a decir lo que oí decir al amo. Como cree que estás enfermo y ya no puedes trabajar, te va a vender para que te hagan filetes y bisteces.
Al escuchar eso, el buey dio tremendo mugido, y el asno supo que lo que había inventado iba a resultar en su favor.
Al día siguiente, ¿quién creen ustedes que se quedó descansando todo el día?


“El asno y el buey” en Mireya Cueto (comp.), Cuéntanos lo que se cuenta. México, SEP-CONAFE, 2006.

Lectura con 445 palabras


Ahora vamos a resolver una sopa de letras con palabras tomadas de nuestro cuento-de-animales “El asno y el buey”.  Palabras a encontrar: 1. cuento, 2. animales,  3. asno,  4. buey,  5. ranchero,  6. campesino,  7. trabajar,  8. envidia,  9. bisteces,  10. consejos,  11. hablador, 12. cornadas.

 

[Google]

Más rincones de lecturas

Libro del perrito sep 1994 libro del perrito Disfruta de las divertidas lecturas para niños del Libro del Perrito.

Rinconcito de lecturas

Rinconcito de lecturas

Lecturas de ayer

Lecturas de ayer Disfruta de lecturas, cuentos, poemas, leyendas fábulas y narraciones bellamente ilustrados que se leían ayer y se difrtan ahora.