El cordoncito

Estándar
Anda que andarás, anda que andarás. Paquito encontró a Lupe la Greñuda. Estaba arrancando los brazos a su muñeca de trapo.
–Pérate, pérate –la atajó Paquito.
Lupe la Greñuda lo miró muy chistoso ya que tenía los ojos bizcos.
–¿Por qué estás rompiendo tu muñeca? –le preguntó Paquito.
–Porque ya no la quiero –le respondió Lupe la Greñuda.
–Pues te la cambio por mi bolsa de corcholatas –le dijo Paquito.
–¿Y yo para que quiero una bolsa de corcholatas? –repeló Lupe la Greñuda.
–Son ¡cuarenta y dos corcholatas! –explicó Paquito.
–Bueno, está bien –dijo Lupe la Greñuda.
Anda que andarás, anda que andarás, Paquito se encontró con Matildita, la niña de trenzas que vivía en el cinco. Salía de la vecindad con el patín del diablo de su hermano Cuco y casi atropelló a Paquito.
–¿A dónde vas, Matildita?
–Voy a tirar a la barranca el patín de Cuco. Para que se le quite.
–¿Para que se le quite qué? –preguntó Paquito.
–Para que se le quite lo sangrón –explicó Matildita–. Estoy furiosa.
–Mejor te lo cambio por esta muñeca –dijo Paquito–. Se llama Constelación.
–¿Me cambias qué?
–Tu patín del diablo. El patín del diablo de Cuco… te lo cambio por Constelación.
Matildita la del cinco cogió la muñeca de trapo. Le gustaron sus ojos verdes, como de hierbabuena.
–¡Sale! –exclamó.
Anda que andarás, anda que andarás. Paquito divisó a Toño Bárcenas el presumido. Toño pedaleaba duro en su triciclo, pero Paquito, con su patín del diablo lo alcanzó a la mitad de la cuadra.
–Te echo una carrera –le propuso Paquito–. A ver quién llega primero a la panadería.
–Tú ganas –dijo Toño Bárcenas el presumido–. Así no tiene chiste. En patín del diablo se corre más aprisa, por eso se llama así.
–Pues te lo cambio por tu triciclo.
–No –dijo Toño Bárcenas el presumido–. Mi triciclo es marca Alianza. Es de una fábrica de triciclos muy importante, de Monterrey.
–Pero es muy lento.
–Eso sí –dijo Toño Bárcenas el presumido.
–Con el patín del diablo no te alcanzará nadie.
–Eso sí –volvió a decir Toño Bárcenas el presumido. Y después de pensarlo un poquito, acepto el cambalache.
Anda que andarás, anda que andarás…
¿Qué creen que vaya a cambiar ahora Paquito?
 _______________________________
Vicente Leñero, El cordoncito, Humberto García, ilus. México, SEP-CIDCLI, 2001.
Lectura con 380 palabras
 _______________________________

3 Comments

Comments are closed.