El cortejo

Estándar
Así como los jóvenes buscan conquistar a sus novias o a sus novios, los animales cortejan a sus parejas.

En el mundo animal, suele ser tarea del macho atraer a su pareja, para lo que, a menudo, adopta una conducta y una apariencia especiales, llamadas de cortejo. Con ellas el macho pretende demostrar que es fuerte y sano, y que pertenece a la especie adecuada. Si el cortejo surge efecto sobre alguna hembra, ésta permitirá al macho acercarse y aparearse con ella.
Las conductas y las señales de cortejo varían enormemente de unas especies a otra. Algunos machos desarrollan órganos muy vistosos para la ocasión; otros llaman la atención mediante ruidos u olores.
 

Señales en la playa
Los cangrejos violinistas viven en las orillas fangosas de los manglares. Cuando baja la marea, salen de sus agujeros en el barro, y los machos agitan su pinza gigante para atraer a las hembras. Cada especie de cangrejo violinista emplea una secuencia diferente de movimientos, así las hembras pueden identificar al macho adecuado. Aunque estos cangrejos son muy pequeños, es fácil ver el movimiento de cientos de pinzas durante su cortejo en las fangosas riberas de los manglares.
 
Atracción animal
Los machos de ciertas aves, se reúnen durante la época de cría sobre montículos, y exhiben su vistoso plumaje. Las hembras los contemplan a cierta distancia. Más tarde se acercan hacia el montículo y se aparean con el macho que más las ha impresionado.
 
El cortejo del gato
Entre los felinos, el cortejo suele ser un asunto lento y, a veces, ruidoso. El macho marca con su olor su territorio, y corteja a las hembras con maullidos y gruñidos que suelen resultar muy poco agradables para el oído humano.
 
El canto de la rana
Para las ranas y sapos, el sonido desempeña un papel muy importante en el cortejo. Muchas especies, como la rana tungara de América Central y del Sur, tienen unos sacos vocales para amplificar sus llamados. Las ranas suelen cantar de noche, cuando a los depredadores les resulta más difícil localizarlas. Aun así, ante el menor ruido sospechoso, las ranas dejan de croar y desaparecen bajo el agua.


¿En qué se parecen el cortejo de las personas al cortejo de los animales?



_______________________________
David Burnie, La reproducción de los animales. México, SEP-SM 2004
Lectura con 372 palabras
_______________________________