El león y el mosquito

Estándar
Había una vez un león fiero y perezoso al que le gustaba permanecer echado, haciendo la siesta. Un día caluroso se tendió a la sombra de un gran árbol a esperar que pasara la tarde, Pero un mosquito que quería vengarse de él empezó a zumbarle en el oído.
El león se despertó rabioso y rugió:
–¿Por qué no me dejas dormir?
–Pasaba por aquí, y canto porque vengo contento– le contestó el mosquito.
–¿Cómo te has atrevido a molestar al rey de los animales, que te puede destrozar simplemente con su voz?
–Tienes muy mal genio y unos colmillos que espantan a cualquiera, pero yo no te tengo miedo.
El león se levantó y se dirigió hacia él con las fauces abiertas. Entonces el mosquito se le coló por la nariz y empezó a picarle por dentro.
El orgulloso animal se revolcaba sobre la hierba, pero no conseguía atraparlo ni librarse de él.
El insecto, seguro de sí mismo a pesar de ser tan pequeño, salió de la nariz del león y se burló de él con estas palabras:
–¿De qué te sirve ser el rey de la selva si no puedes ni con un mosquito?
Y el pequeño animal zumbó de nuevo a su alrededor y se le metió en el interior de la oreja.
–Les voy a decir a todos los habitantes de la selva que no has podido conmigo–dijo el diminuto mosquito al fiero león para humillarle.
Y cansado de picarle, echó a volar satisfecho y distraído, con tan mala suerte que al pasar entre unas ramas quedó atrapado en una telaraña. Pronto llegó la araña y se lo comió sin más, sin preguntarle nada.

_________________________________
“El león y el mosquito” en El libro de los cuentos y leyendas de América Latina y España. México SEP-Ediciones B, 2007.
Lectura con 280 palabras
_________________________________