Home » Narraciones-cortas-y-otros-textos » En busca del olor perdido

Página de inicio

rincón de lecturas

Enlaces patrocinados

Lecturas infantiles por grado

Primer grado Segundo grado Tercer grado Cuarto grado Quinto grado Sexto grado aprende inglés con sallita

Velocilector

¡Tómate tu tiempo y descubre tu velocidad lectora!

Ahora puedes medir cuánto tiempo tardas en realizar una lectura. Cuando estés listo para iniciar tu lectura, da click en el botón "Iniciar". Una vez que hayas terminado de leer, de inmediato da click en el botón "He terminado". Puedes realizar competencias con mamá, papá o tus compañeros y amigos o... ¿Por qué no? ¡Puedes retar a tu maestra!

El cronómetro te marca, minutos:segundos:décimas de segundos. Ah, no olvides poner en ceros antes de iniciar una nueva cuenta.

CRONÓMETRO

 

¿Sabes cuál es tu velocidad lectora?, si quieres saberlo sólo escribe los datos que se te piden y a continuación da click en el botón azul de calcular:


¿Cuántas palabras tiene la lectura que leíste?


¿Cuánto tiempo has tardado en leerlas?





_________________________

 Elige tu nivel y grado escolar dando click en el círculo:

PRIMARIA

Primer Grado
Segundo Grado
Tercer Grado
Cuarto Grado
Quinto Grado
Sexto Grado

SECUNDARIA

Primero de Secundaria
Segundo de Secundaria
Tercero de secundaria

Lecturas infantiles más recientes

Actividades de aprendizaje con juegos

Visita sallita

Material para maestras y maestros

Catálogo educativo Un listado de cientos de sitios con material educativo gratuito.

En busca del olor perdido

Cuando, inundados por la nostalgia del olor desaparecido los habitantes se acordaron de leer los periódicos, para ver si allí les explicaban de dónde había venido, en lugar de leer, como de costumbre, los encabezados y luego las notas o buscar fotografías, o tal vez buscar la página editorial, comenzaron a aspirar el olor del papel periódico, de la tinta, del sudor de las manos del repartidor, de la grasa de la imprenta, y de todo lo que se pudiera aún percibir. Y así, descubrieron un mundo hasta entonces ignorado. Se dieron cuenta, por ejemplo, que la tinta modificaba mucho el olor del papel, que los periódicos con fotografías a colores olían muy distinto a los de blanco y negro; poco a poco fueron descubriendo muchas diferencias que jamás habían imaginado.
En casa también las cosas cambiaron muchísimo. Una noche, por ejemplo, mis padres fueron a la cocina y frenéticamente comenzaron a sacar todos los ingredientes que guardaban en el refrigerador y en la alacena; emocionados destapaban jarras de mermeladas, conservas, cajetas, chiles en vinagre, chorizos, embutidos, frutas, verduras…, nada escapó de sus sedientas narices.
Mis hermanos, cansados de buscar olores entre sus juguetes –la mayoría hechos de plástico– y presintiendo que en la cocina habría más variedad, se les unieron en la tarea. Yo, que precisamente había contraído un inoportuno resfriado por el cual se me habían tapado por completo las fosas nasales, corría ansioso tras ellos tratando de adivinar sus sensaciones. Cuando vi que esto era imposible, les pedía desesperado que me las describieran, aunque muy pronto nos dimos cuenta de que describir un olor era de lo más difícil.
–Dime, ¿a qué huele esa mermelada amarilla? –le preguntaba a mi madre, que tenía la nariz hundida en un inmenso tarro.
–Pues… huele como a… guayaba…, ¡si, eso es, huele a guayaba! –Sí, pero ¿a que huelen las guayabas?
 ____________________
Eva Salgado, ¿A qué huelen las guayabas? México, SEP, 1996.
Lectura con 311 palabras
____________________
[Google]

Más rincones de lecturas

Libro del perrito sep 1994 libro del perrito Disfruta de las divertidas lecturas para niños del Libro del Perrito.

Rinconcito de lecturas

Rinconcito de lecturas

Lecturas de ayer

Lecturas de ayer Disfruta de lecturas, cuentos, poemas, leyendas fábulas y narraciones bellamente ilustrados que se leían ayer y se difrtan ahora.