Enigmas del Nilo

Estándar
[Si es posible, hay que acompañar esta lectura con un mapa.]
 
Dos aspectos del río Nilo intrigaron a los antiguos egipcios. Primero, el Nilo nunca se secaba, y segundo, al final del verano siempre se desbordaba. Esas inundaciones desconcertaban a los egipcios especialmente porque el verano era y es la época más seca del año. No sabían que las fuentes de los dos ramales del Nilo se hallan en climas diferentes.
El Nilo Blanco comienza en una selva tropical húmeda. Esta selva recibe lluvia durante todo el año, lo que asegura un abasto regular de agua al río. Además, los lagos que se encuentran a lo largo del cauce del Nilo Blanco guardan sus aguas, de modo que, aun cuando hay menos lluvia, el nivel del agua del río no baja. El nivel constante de agua del Nilo Blanco explica porqué siempre había agua en el Nilo en tiempos de los antiguos egipcios, incluso durante el verano.
La fuente del Nilo Azul está en las tierras altas de Etiopía, que reciben poca lluvia en invierno. Entre mayo y octubre, en cambio, caen 152 centímetros de agua en la región. Esta gran cantidad de agua alimenta el Nilo Azul y más adelante el río Nilo. Debido a que los ríos son incapaces de contener el agua adicional, inundan las tierras que están a sus costados.
En junio, el Nilo Azul comienza a desbordarse en Etiopía y Sudán, y en julio el nivel del Nilo empieza a subir en el sur de Egipto, y continúa aumentando hasta mediados de septiembre. En ese momento el Nilo en Egipto solía desbordarse. Hoy en día, sin embargo, la presa de Asuán previene en gran parte esta crecida. Durante noviembre y diciembre, el nivel del agua del Nilo en Egipto comienza a bajar, y alcanza su punto más bajo en marzo. Al cabo de unos meses, el Nilo comienza a subir de nuevo.
_____________________
David Cumming, El Nilo. México, SEP- Signo Editorial, 2004.
Lectura con 317 palabras
_____________________