¡Es contagioso!

Estándar
Los virus de la gripa y el catarro se esparcen fácilmente. Digamos que tu hermana tiene catarro. Si ella estornuda, posiblemente tú respires los gérmenes que ella acaba de arrojar al aire. O ella puede dejar sus gérmenes en su mano al toser, y pasarlo a todo lo que toque: llaves del lavamanos, teléfono, el ratón de la computadora, las toallas, etcétera. Y esos gérmenes pueden sobrevivir tres horas.
Entonces, llegas tú y pones tu mano en el mismo teléfono.
Ahora, tu mano está cubierta de gérmenes de la gripa. Antes de que te des cuenta, te has tocado los ojos y la nariz y todos esos gérmenes han entrado en ti.
La siguiente vez que sientas que vas a estornudar, usa un pañuelo desechable y lávate las manos. O, si no tienes tiempo, tápate con la manga de tu camisa. Los gérmenes que arrojes, morirán allí, en vez de viajar de tu mano a un teléfono y de allí a la mano de alguien más.
¿A qué distancia puede un estornudo esparcir un germen?
Haz este experimento con diamantina para descubrirlo.
Coloca un montoncito de diamantina en la palma de tu mano y sal afuera.
Ahora, toma una fuerte inhalación y apunta tu mejor estornudo falso hacia la diamantina. Observa hasta dónde llega.
Cuando un verdadero estornudo lanza mucosidades con toda tu fuerza, puede enviar los gérmenes hasta una distancia de nueve metros. ¿Cómo ves?

______________________________________________

 Trudee Romanek, “Es contagioso”, en ¡Achuuuú! México, SEP-Planeta, 2007.
Lectura con 236 palabras

______________________________________________