Exploradores

Estándar
Los exploradores son osados viajeros en tierras desconocidas. En sus recorridos afrontan el peligro, incluso la muerte. Vuelven convertidos en héroes, y aunque no todos regresan cargados de tesoros, los exploradores vuelven siempre con algo muy valioso: nuevos conocimientos, relatos de lugares lejanos y, sobre todo, instrucciones sobre cómo volver a encontrar esos lugares.
Los exploradores viajan por mar, río, tierra y hielo. Escalan los picos más altos del mundo, bucean hasta las profundidades oceánicas y se remontan muy alto en el espacio.
La curiosidad es, tal vez, la más antigua razón para explorar. Es natural preguntarse que… hay del otro lado del mundo.
Algunos se lanzaron a la aventura por codicia. Sólo unos cuantos descubrieron riquezas, aunque a costa de grandes dificultades. Con mucha frecuencia, los viajes no condujeron a un cofre de oro, sino a sufrir hambres, naufragios, enfermedades y, con frecuencia la muerte y el desastre.
Otra razón para explorar fue la búsqueda de gloria. Quienes descubrieron –o conquistaron– nuevas tierras se volvieron famosos por sus hazañas y con frecuencia tierras o estrechos de mar fueron bautizados con su nombre. Muchos hicieron grandes viajes en nombre de la religión. Los misioneros cristianos, por ejemplo, se propusieron llevar la enseñanza de la Biblia a los pueblos de América y de África.
Los primeros exploradores vinieron de África, pues en ese continente comenzó la vida. De allí pasaron al resto del mundo.
La mayoría de los científicos acepta que todos los pueblos de la Tierra descienden de aquellos antepasados, parecidos a los monos, que vivieron en los bosques de África hace más de dos millones de años. Éstos se alimentaban de semillas, raíces, frutas y un poco de carne: quizás gusanos y…
 ________________________
Richard, Platt y Peter Chrisp, “Exploradores” en Exploradores. Aventureros que abrieron nuevas fronteras. México, SEP-Planeta, 2004.
Lectura con 283 palabras
________________________