Frida

Estándar

Frida Kahlo nació el 6 de julio de 1907, en Coyoacán, un pueblito que ahora forma parte de México, la capital del país. Sus padres eran Guillermo Kahlo y Matilde Calderón de Kahlo. A la edad de siete años, Frida enfermó de polio y tuvo que guardar cama durante nueve meses. Como resultado de esta enfermedad, quedó con una pierna más corta que la otra y cojeaba al caminar. A los dieciocho años sufrió un terrible accidente cuando el autobús en el que viajaba chocó con un tranvía.

Fue un verdadero milagro que sobreviviera y que fuera capaz de pintar, teniendo en cuenta los constantes dolores que padeció durante el resto de su vida. El que sus pinturas estén consideradas entre las más bellas y originales obras de arte es un homenaje a su espíritu indomable y a su fuerza de voluntad. Su popularidad se hace evidente al ver sus obras en muchos museos del mundo, en libros, en carteles y en anuncios publicitarios.
Su popularidad, que ha ido en aumento desde su muerte, ocurrida el 13 de julio de 1954, comenzó a crecer en 1929, cuando se casó con el reconocido muralista Diego Rivera. Sus personalidades eran atractivas y su amor especialmente intenso; su matrimonio se considera uno de los más famosos del siglo XX.
Pero no fue solamente la unión con el célebre Rivera lo que despertó la fascinación cada vez mayor que ejerce Kahlo sobre el público. La dolorosa historia de su vida es motivo de inspiración para los artistas en general, quienes muchas veces trabajan en condiciones difíciles. En particular, ha servido de modelo a las mujeres artistas, que han encontrado en la fuerza y en el coraje de Kahlo, un ejemplo de cómo sobresalir en un mundo dominado por los hombres.
Al igual que Sor Juana, Frida Kahlo es un buen modelo de vida: en lugar de dedicarse a lamentar sus enfermedades, heridas y dolores, esta mujer los convirtió en maravillosas pinturas.
_______________________________
Jonah Winter, Frida. México, SEP-Scholastic, 2002.
Lectura con 327 palabras
_______________________________