Home » Cuentos de niños » La calle es libre

Página de inicio

rincón de lecturas

Enlaces patrocinados

Lecturas infantiles por grado

Primer grado Segundo grado Tercer grado Cuarto grado Quinto grado Sexto grado aprende inglés con sallita

Velocilector

¡Tómate tu tiempo y descubre tu velocidad lectora!

Ahora puedes medir cuánto tiempo tardas en realizar una lectura. Cuando estés listo para iniciar tu lectura, da click en el botón "Iniciar". Una vez que hayas terminado de leer, de inmediato da click en el botón "He terminado". Puedes realizar competencias con mamá, papá o tus compañeros y amigos o... ¿Por qué no? ¡Puedes retar a tu maestra!

El cronómetro te marca, minutos:segundos:décimas de segundos. Ah, no olvides poner en ceros antes de iniciar una nueva cuenta.

CRONÓMETRO

 

¿Sabes cuál es tu velocidad lectora?, si quieres saberlo sólo escribe los datos que se te piden y a continuación da click en el botón azul de calcular:


¿Cuántas palabras tiene la lectura que leíste?


¿Cuánto tiempo has tardado en leerlas?





_________________________

 Elige tu nivel y grado escolar dando click en el círculo:

PRIMARIA

Primer Grado
Segundo Grado
Tercer Grado
Cuarto Grado
Quinto Grado
Sexto Grado

SECUNDARIA

Primero de Secundaria
Segundo de Secundaria
Tercero de secundaria

Lecturas infantiles más recientes

Actividades de aprendizaje con juegos

Visita sallita

Material para maestras y maestros

Catálogo educativo Un listado de cientos de sitios con material educativo gratuito.

La calle es libre

Un día, estaban brincando en la calle cuando pasó el camión del verdulero. El chofer les gritó:
–¡Quítense del medio que no dejan pasar los carros!
–¡La calle es libre! –contestaron los niños. Pero el camión era mucho más grande y poderoso que ellos, así que fueron a la parte alta del barrio a volar papalotes. En media hora, todos, toditos los papalotes se perdieron, enredados en los cables de la luz.
Los niños volvieron a bajar y se quedaron en una escalinata jugando pelota. Pero la pelota siempre caía en un patio o en los techos de las casas.
Una vecina muy enojada se asomó a la puerta.
–¡Se me bajan de ahí o les doy un escobazo!
–¡La calle es libre! –contestaron bajito. Pero no les quedó más remedio que irse.
Cabizbajos, los niños volvieron a las escaleras de la biblioteca y allí se sentaron a pensar.
–Y si la calle es libre, ¿por qué no podemos jugar? –preguntó uno.
–Vamos a ver al gobernador y le pedimos una cancha –dijo otro.
–¿Dónde vive? –preguntó Carlitos, el más chiquito. Los niños se miraron. Nadie sabía.
–Vamos al Consejo Municipal, que queda cerca.
–Pero hay que ir con la gente del barrio, para que nos escuchen –dijo Camila, que tenía unos grandes ojos tristes.
Y los niños fueron de casa en casa a pedir a los vecinos que los acompañaran al Consejo Municipal. Era más grande de lo que habían imaginado. La puerta era muy alta, y tenía un hombre ancho y gordo parado enfrente.
–Por aquí no pueden pasar –dijo.
–Venimos a pedir un parque –contestaron los niños.
–Váyanse a sus casas a hacer sus tareas, y no molesten –gruñó el hombre gordo.
–Queremos ver a los señores del Consejo. Los que nos pueden hacer un parque…

Hay que buscar este libro para ver si lo consiguieron. Ustedes, ¿juegan en la calle? ¿Hay algún parque cerca de sus casas? La calle es peligrosa, ¿y los parques?

 

___________________________________________
Kurusa, La calle es libre, Monika Doppert, ilus. México, SEP, 2003. 
Lectura con 328palabras
 ___________________________________________

1 comentario

Comments are closed.

[Google]

Más rincones de lecturas

Libro del perrito sep 1994 libro del perrito Disfruta de las divertidas lecturas para niños del Libro del Perrito.

Rinconcito de lecturas

Rinconcito de lecturas

Lecturas de ayer

Lecturas de ayer Disfruta de lecturas, cuentos, poemas, leyendas fábulas y narraciones bellamente ilustrados que se leían ayer y se difrtan ahora.