La nariz

Estándar
La nariz es el adorno central del rostro y la sede del sentido del olfato. Los olores, buenos o malos, atraen o ahuyentan, respectivamente y guían en la búsqueda de alimento, de un compañero, o de un lugar.
Sin embargo, para algunos animales la nariz no es sólo esto, sino también un instrumento con otros usos.
Sin duda alguna la nariz más larga es la del elefante africano. Su trompa puede medir más de dos metros de largo, desde la raíz hasta el extremo. Está formada por una especie de doble tubo musculoso.
El elefante asiático es más pequeño que su primo africano y se distingue de él, entre otras cosas, por las dimensiones de las orejas y la conformación de la punta de la trompa.
Ante todo es una nariz porque el animal usa la trompa para respirar y husmear exactamente como nosotros (el elefante tiene un olfato finísimo; es lo menos que le podía suceder con semejante nariz); pero también es una mano delicada y potente con la cual, simultáneamente, el animal puede recoger frágiles bayas silvestres, arrancar un árbol, rascarse la oreja o acariciar tiernamente a sus crías.
________________________________
Annette y Talus Taylor, “La nariz” en Los cinco sentidos. México, SEP-Mondadori, 1992.
Lectura con 191 palabras. 
________________________________