Croniñón

Croniñón, lectura

Esta mañana, Croniñon quisiera ir de caza con los demás. También tiene mucha hambre. Pero no debe acompañarlos, es demasiado pequeño para cazar.
Su madre lo retiene en la cueva. Podría comérselo un león, como a su padre.
A veces, el cazador es el cazado.
Mientras esperan el regreso de los cazadores, las madres quiebran huesos para chupar la médula. A Croniñón no le gusta la médula.
En vez de chupar, sopla a través del hueso. Se da cuenta entonces de que ha dejado una marca en la roca. Croniñón repite el proceso con cuidado.
Deja su huella en cada roca que le parece una pieza de caza. Croniñón es un cazador formidable. Ha abatido ya tres jabalíes, cinco bisontes y dos osos. Ahora Croñinón quiere cazar aquella pieza tan grande de allí.
Pero, ¡se mueve! Es de verdad. Va directa hacia Croniñón, como una montaña... Es un mamut. Croniñón no había visto nunca ninguno. Tiene mucho miedo. Pero el mamut se interesa por el árbol de al lado. Lo arranca como si fuera un rábano.
Croniñón se esconde bajo una roca. Escucha cómo el mamut tritura el corazón del árbol. El mamut se ha dado un festín con toda calma. Cuando Croniñón sale por fin de su escondite ya es de noche. Sus huellas en las rocas lo ayudan a encontrar el camino hacia la cueva.
La madre de Croniñón estaba muy preocupada. ―¡Allí, gran caza!― dice Croniñón. ―¡Mucha comida!― Baila imitando el mamut.
Croniñón dibuja sobre la roca con un carboncillo. Los cazadores han regresado con las manos vacías. Miran atentamente el dibujo de Croniñón. ―¡Gran caza!―, insiste Croniñón. ―¡Caza enorme!―
Algunos cazadores han oído hablar de aquella bestia descomunal. Todos quieren saber dónde está. Croniñón sigue las marcas de las rocas. Los cazadores siguen a Croniñón. Cuando llegan a la última huella de Croniñón, los cazadores descubren las del mamut.
―¡Espérenme! ¡Espérenme!―, grita Croniñón. Pero los cazadores no esperan. Corren a matar su presa. El mamut está muerto.
Ahora Croniñón consigue alcanzarlo también. Es tan enorme que todos los cazadores tendrán su parte para llevar a la cueva. Las madres estarán contentas.
La caza no proporciona sólo comida. También aporta huesos y piel. Con los huesos del mamut, los cazadores fabrican utensilios. Con la piel, las madres confeccionan ropa. Y con la cola, Croniñón se hace un pincel.
Mamá está orgullosa de su gran cazador.

_____________________________________________________________

Michel Gay, Croniñón.. México, SEP-Juventud, 2003.

 

Lectura con 398 palabras.

_____________________________________________________________

 

_____________________________________________________________

Actividades interactivas divertidas de esta lectura

rellena huecosActividad 1.

Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


#Actividad 2.
Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


 

Design downloaded from free website templates.