El zorro y el caballo

El zorro y el caballo, rincón de lecturas de sallita

Un campesino tenía una vez un caballo fiel, pero que se había vuelto viejo y ya no podía trabajar, por lo que su amo le escatimaba la comida. Al fin le dijo:
–Ya no puedo utilizarte, aunque todavía te tengo cariño; si me demostraras que tienes fuerza suficiente para traer un león hasta nuestra casa, te mantendría hasta el fin de tus días. Pero ahora vete de mi establo.
Y le abrió la puerta, dejándolo en medio del campo.
El pobre caballo estaba muy triste, y buscó en el bosque un cobijo donde resguardarse del viento y la lluvia. Pasó por allí un zorro, que le dijo:
–¿Por qué bajas la cabeza y vagas por el bosque?
–¡Ay de mí –contestó el caballo–. La avaricia y la honradez no pueden vivir juntas. Mi amo se olvida de todos los servicios que le he prestado durante largos años, y como ya no puedo trabajar, no quiere mantenerme y me ha echado de su establo.
–¿Sin ninguna consideración? –preguntó el zorro.
–El único consuelo que me ha dado ha sido decirme que si yo tuviese fuerza bastante para llevarle hasta casa un león, me guardaría y me mantendría; pero bien sabe él que esta hazaña no la puedo hacer.
Dijo el zorro:
–Te quiero ayudar. Échate aquí y estira las patas como si estuvieras muerto.
El caballo hizo lo que el otro le dijo, y el zorro se fue en busca del león a contarle:
–En el bosque hay un caballo muerto. Ven conmigo y verás qué rico bocado.
El león le siguió y, cuando hubieron encontrado al caballo, el zorro le dijo:
–Aquí no podrás comértelo cómodamente. Yo te diré lo que tienes que hacer. Te ataré al caballo y así podrás llevártelo a tu guarida y comértelo a placer.
El plan agradó al león, que se colocó muy quieto cerca del caballo, mientras el zorro le ataba a ál. Ataba el zorro las cuatro patas del león con la cola del caballo, tan juntas y tan prietas y con unos nudos tan fuertes, que a la fiera le era imposible moverse. Cuando acabó su trabajo, dio una patada en el lomo del caballo y dijo:
–¡Vamos, amiguito! ¡Adelante!
Entonces el caballo se alzó y echó a correr, arrastrando al león tras de sí. Enfurecido el león, rugía tan fuerte que todos los pájaros del bosque se aterrorizaron y echaron a volar. Pero el caballo le dejó rugir y no se detuvo hasta estar ante la puerta de su amo.
Cuando el amo le vio llegar con el león prisionero, se entusiasmó y le dijo:
–Ahora te quedarás conmigo por todos los días de tu vida.
Y le alimentó, hasta que el caballo murió.

______________________________________________________________
Jacob Grimm, Cuentos de Grimm. México, SEP-Juventud, 2002.

 

Lectura con 454 palabras.

_____________________________________________________________

 




 


esmiprimaria.blogspot.com

EsMiPrimaria.blogspot.com: temas y lecturas para tus clases de Ciencias. Un gran apoyo para tus tareas y trabajos de investigación. Prepara tus presentaciones de una forma fácil y divertida, estudia y sorprende a tus maestros y compañeros. El aprendizaje y la lectura de Ciencia ahora es cosa de juego. Click en el enlace o en la imagen para entrar al sitio.

_____________________________________________________________

Actividades interactivas divertidas de esta lectura

rellena huecosActividad 1.

Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


#Actividad 2.
Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


RinconDeLecturas.com es el rincón de lecturas de sallita con lectura recreativa para niños de la escuela primaria. Encuentra lecturas para segundo grado con actividades interactivas, actividades de aprendizaje, estrategias de lectura, ejercicios, lecturas graduadas, lecturas infantiles, cuentos infantiles, fábulas y narraciones. Encuentra tu propia estrategia con nuestros rinconcitos de lectura y mejora tu comprensión lectora, velocidad de lectura y fluidez. Los lectores de los rinconcitos practican y promueven la electura (lectura de textos en formato digital) como una alternativa ecológica, porque somos amigos del medio ambiente.

Design downloaded from free website templates.