Turquecita

Turquecita, lectura para aprender y divertirse

En el fondo del mar, en un arrecife, vivía una familia de peces muy trabajadores.
Todos eran de color verde con puntos rojos y morados. Por eso los conocían como peces lentejuelas; una integrante de esta familia era Turquesita.
Cada mañana, la mamá molía algas para preparar la comida. Los hijos, mientras tanto, barrían y limpiaban la cuevita donde vivían. Ayudaban a su mamá y después se iban a la escuela.
Un día, Turquesita iba por algas y vio que había un pequeño paso entre la roca y la corriente. Así que fue a preguntarle a su tío el barracuda:
–Tío, ¿crees que yo pueda pasar entre la roca y la corriente para ir por algas?
–No hay problema –le contestó su tío–. Si te acercas a la roca, la corriente no te arrastrará.
Pero unos pececillos que pasaban por ahí, escucharon lo que el barracuda decía y, muy asustados, le advirtieron:
–No cruces; ayer lo intentó Tico el pez ardilla y lo arrastró la corriente.
Asustada, Turquesita decidió volver a casa y plantearle a su mamá las dos opiniones. El tío barracuda decía que el agua no tenía tanta fuerza, pero los peces ardilla le tenían miedo.
–Mamá, no sé quién tiene razón –dijo Turquesita.
–Tu tío –le contestó su mamá– es grande y fuerte, por eso le parece que el paso es corto y suave la corriente. En cambio los peces ardilla son diminutos. Para ellos el paso es largo y la corriente peligrosa.
Turquesita se comparó con el tío y con los peces ardilla y se dijo: ―Voy a hacer la prueba. Nadaré con cuidado, pues no soy tan grande ni tan pequeña.‖
Al principio, la corriente no le pareció tan intensa. Pero pasaba el tiempo y sentía que no avanzaba. Entonces empezó a preocuparse. La corriente la jalaba y de pronto a su alrededor todo se volvió oscuro. Entonces Turquesita movió con furia sus aletas. Empleó todas sus fuerzas. Tenía que vencer a la corriente.
Poco a poco fue dejando atrás la oscuridad. Ya del otro lado, muy fatigada, pensó que, efectivamente, la corriente era más fuerte de lo que decía el tío, y menos de lo que afirmaban los peces ardilla. Cuando llegó el momento de regresar, Turquesita se sintió más confiada en sus fuerzas. Ya no temía a la corriente.
Desde entonces, cada vez que Turquesita se enfrenta a una situación desconocida, sabe que podrá escuchar lo que otros le digan, pero que siempre decidirá por ella misma.

_____________________________________________________________

Silvia Dubovoy, Turquesita. México, SEP-CELTA Amaquemecan, 2002.

 

Lectura con 415 palabras.

_____________________________________________________________

 




 


esmiprimaria.blogspot.com

EsMiPrimaria.blogspot.com: temas y lecturas para tus clases de Ciencias. Un gran apoyo para tus tareas y trabajos de investigación. Prepara tus presentaciones de una forma fácil y divertida, estudia y sorprende a tus maestros y compañeros. El aprendizaje y la lectura de Ciencia ahora es cosa de juego. Click en el enlace o en la imagen para entrar al sitio.

_____________________________________________________________

Actividades interactivas divertidas de esta lectura

rellena huecosActividad 1.

Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


#Actividad 2.
Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


RinconDeLecturas.com es el rincón de lecturas de sallita con lectura recreativa para niños de la escuela primaria. Encuentra lecturas para segundo grado con actividades interactivas, actividades de aprendizaje, estrategias de lectura, ejercicios, lecturas graduadas, lecturas infantiles, cuentos infantiles, fábulas y narraciones. Encuentra tu propia estrategia con nuestros rinconcitos de lectura y mejora tu comprensión lectora, velocidad de lectura y fluidez. Los lectores de los rinconcitos practican y promueven la electura (lectura de textos en formato digital) como una alternativa ecológica, porque somos amigos del medio ambiente.

Design downloaded from free website templates.