Bolita

Bolita, rincón de lecturas de sallita

Aquella mañana, después de poco más de quince meses, ¡pop!, la jirafita salió de la panza de mamá jirafa. Era gordita, y así le encantaba a mamá jirafa; también a don Jaime, el cuidador de las jirafas. Pero el más encantado de todos era Poncho, el hijo del cuidador, que le puso el nombre, nada imaginativo, de Bolita.
Bolita era redonda por todos lados, y cuando se dio cuenta de que decían cosas de ella, empezó a sentirse mal.
Una tarde unos niños, la señalaron muertos de risa:
–¡Qué gorda! –dijo uno.
–¡Parece un globo! –gritó otro.
A Bolita aquello no le gustó. Los niños se rieron y se alejaron. Poncho había presenciado la escena y vio cómo un par de lágrimas bajaba por las redondas mejillas de Bolita.
Esa noche Poncho casi no durmió pensando cómo resolver el problema.
Ponerla a dieta no serviría, pues Bolita comía justo lo que debía comer una jirafita de su edad; darle menos podía debilitarla... Esa tarde a Poncho se le ocurrió un plan B.
Se encerró en una cueva, con Bolita y un montón de cosas, y un rato después salió de la cueva seguido por una Bolita un poco distinta.
Pasó el día viendo cómo le iba a Bolita con su disfraz. Pero desde el principio sospechó que su plan no funcionaría. Bolita no se sentía bien. Extrañaba a su familia, y los elefantes se alejaban de ella. Los asistentes al zoológico se le quedaban viendo como si viniera de otro planeta.
Llegó un momento en que Bolita no aguantó más y empezó a correr alrededor de la jaula. Pero su disfraz estaba a punto de deshacerse.
–¡Papaaaá! ¡A ese elefante se le está cayendo la trompa!, ¡papá, mira!, ¡aghhh! –gritó un pequeñín horrorizado.
Los elefantes se asustaron con los gritos del niño; don Jaime, que andaba por allí, salió al rescate: calmó al niño, calmó a los elefantes y liberó a Bolita de su disfraz de elefante.
Poncho estaba sentado con la cara entre las manos, mirando aquello con tristeza. Su plan B había fracasado.
Don Jaime lo tomó de la mano, con la otra tomó la cuerda que sujetaba a Bolita y caminaron juntos hacia la jaula de las jirafas.
–Bolita es una jirafa, Poncho, no un elefante.
Las demás jirafas la recibieron con exclamaciones de alegría. Cenando junto a los suyos, Bolita se sintió más jirafa que nunca.
A partir de entonces vivió muy feliz en su jaula, ignorando las murmuraciones que ocurrían entre los visitantes...
A Bolita le pasó como les pasa a algunos adolescentes... Se compuso cuando se estiró.

___________________________________________________________

Mónica Beltrán Brozon, Bolita. México, SEP-Santillana, 2004.

 

Lectura con 433 palabras.

_____________________________________________________________

 




 


esmiprimaria.blogspot.com

EsMiPrimaria.blogspot.com: temas y lecturas para tus clases de Ciencias. Un gran apoyo para tus tareas y trabajos de investigación. Prepara tus presentaciones de una forma fácil y divertida, estudia y sorprende a tus maestros y compañeros. El aprendizaje y la lectura de Ciencia ahora es cosa de juego. Click en el enlace o en la imagen para entrar al sitio.

_____________________________________________________________

Actividades interactivas divertidas de esta lectura

rellena huecosActividad 1.

Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


#Actividad 2.
Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


RinconDeLecturas.com es el rincón de lecturas de sallita con lectura recreativa para niños de la escuela primaria. Encuentra lecturas para segundo grado con actividades interactivas, actividades de aprendizaje, estrategias de lectura, ejercicios, lecturas graduadas, lecturas infantiles, cuentos infantiles, fábulas y narraciones. Encuentra tu propia estrategia con nuestros rinconcitos de lectura y mejora tu comprensión lectora, velocidad de lectura y fluidez. Los lectores de los rinconcitos practican y promueven la electura (lectura de textos en formato digital) como una alternativa ecológica, porque somos amigos del medio ambiente.

Design downloaded from free website templates.