Pinocho el astuto

Pinocho el astuto. Rinconcito de lecturas digitales de sallita

Había una vez Pinocho. Pero no el del libro de Pinocho, otro. También era de madera, pero no era lo mismo. No le había hecho Gepeto, se hizo él solo.
También él decía mentiras, como el famoso muñeco, y cada vez que las decía se le alargaba la nariz a ojos vista, pero era otro Pinocho: tanto es así que cuando la nariz le crecía, en vez de asustarse, llorar, pedir ayuda al Hada, etcétera, cogía un cuchillo, o sierra, y se cortaba un buen trozo de nariz. Era de madera ¿no? así que no podía sentir dolor.
Y como decía muchas mentiras y aún más, en poco tiempo se encontró con la casa llena de pedazos de madera.
–Qué bien –dijo–, con toda esta madera vieja me hago muebles, me los hago y ahorro el gasto del carpintero.
Hábil desde luego lo era. Trabajando se hizo la cama, la mesa, el armario, las sillas, los estantes para los libros, un banco. Cuando estaba haciendo un soporte para colocar encima la televisión se quedó sin madera.
–Ya sé –dijo–, tengo que decir una mentira.
Corrió afuera y buscó a su hombre, venía trotando por la acera, un hombrecillo del campo, de esos que siempre llegan con retraso a coger el tren.
–Buenos días. ¿Sabe que tiene usted mucha suerte?
–¿Yo? ¿Por qué?
¡¿Todavía no se ha enterado?! Ha ganado, cien millones a la lotería, lo ha dicho la radio hace cinco minutos.
–¡No es posible!
–¡Cómo que no es posible...! Perdone ¿usted cómo se llama?
–Roberto Bislunghi.
–¿Lo ve? La radio ha dado su nombre, Roberto Bislunghi. ¿Y en qué trabaja?
–Vendo embutidos, cuadernos y bombillas en San Giorgio de Arriba.
–Entonces no cabe duda: es usted el ganador. Cien millones. Le felicito efusivamente...
–Gracias, gracias...
El señor Bislunghi no sabía si creérselo o no creérselo, pero estaba emocionadísimo y tuvo que entrar a un bar a beber un vaso de agua. Sólo después de haber bebido se
acordó de que nunca había comprado billetes de lotería, así que tenía que tratarse de una equivocación. Pero ya Pinocho había vuelto a casa contento. La mentira le había alargado la nariz en la medida justa para hacer la última pata del soporte. Serró, clavó, cepilló ¡y terminado! Un soporte así, de comprarlo y pagarlo, habría costado sus buenas veinte mil liras. Un buen ahorro.
Cuando terminó de arreglar la casa, decidió dedicarse al comercio.

___________________________________________________________

Gianni Rodari, Cuentos para jugar. México, SEP- Alfaguara,1989.

 

Lectura con 405 palabras.

_____________________________________________________________

 




 


esmiprimaria.blogspot.com

EsMiPrimaria.blogspot.com: temas y lecturas para tus clases de Ciencias. Un gran apoyo para tus tareas y trabajos de investigación. Prepara tus presentaciones de una forma fácil y divertida, estudia y sorprende a tus maestros y compañeros. El aprendizaje y la lectura de Ciencia ahora es cosa de juego. Click en el enlace o en la imagen para entrar al sitio.

_____________________________________________________________

Actividades interactivas divertidas de esta lectura

rellena huecosActividad 1.

Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


#Actividad 2.
Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


RinconDeLecturas.com es el rincón de lecturas de sallita con lectura recreativa para niños de la escuela primaria. Encuentra lecturas para segundo grado con actividades interactivas, actividades de aprendizaje, estrategias de lectura, ejercicios, lecturas graduadas, lecturas infantiles, cuentos infantiles, fábulas y narraciones. Encuentra tu propia estrategia con nuestros rinconcitos de lectura y mejora tu comprensión lectora, velocidad de lectura y fluidez. Los lectores de los rinconcitos practican y promueven la electura (lectura de textos en formato digital) como una alternativa ecológica, porque somos amigos del medio ambiente.

Design downloaded from free website templates.