De cómo Fabián acabó con la guerra.

Rincón de lecturas de sallita presenta: De cómo Fabián acabó con la guerra

Había una guerra. Todos los días los hombres partían al campo de batalla. Los que volvían por la noche llevaban a los muertos y a los heridos. La guerra duraba desde hacía tanto tiempo que ya nadie recordaba por qué había empezado.
Víctor II, rey de los Rojos, contaba y recontaba sus soldados. “Diez más veinte son treinta; si sumo cincuenta más... ¡Ochenta hombres! Ochenta hombres no son suficientes para la guerra. Y rompía a llorar. Afortunadamente para él, tenía un hijo que se llamaba Julio. Julio entraba en la sala del trono y le decía “Ánimo papá” Y el rey se animaba.
Armando XII, rey de los Azules, también tenía ochenta soldados y un hijo. Pero cuando Armando XII se afligía, su hijo no sabía que decirle.
El hijo de Armando XII se llama Fabián y no le interesaba la guerra. Un día Fabián recibió una carta del príncipe Julio:
“Nuestros padres ya casi no tienen soldados, así que, si eres hombre, coge tu caballo y tu armadura. Te reto a un duelo y el que gane ganará la guerra. Firmado. Julio.”
Fabián suspiró. Al día siguiente acudió a la cita montado en una oveja.
–¡En guardia! –gritó Julio.
“¡Beee!”, baló la oveja. El caballo se asustó y se encabritó.
Julio cayó.
–¿Te lastimaste? –le preguntó Fabián a Julio. Pero Julio no sólo se había hecho daño: había muerto en el acto.
Los soldados Rojos se dirigieron a Fabián, él trató de explicarles, pero prefirió salir corriendo. Su padre, el rey Armando XII, rey de los Azules, lo esperaba:
–¡Debería darte vergüenza! –lo regañó.
–¡Pero si no hice nada! –dijo Fabián. Enfadado su padre, lo expulsó de su reino.
El príncipe Fabián se escondió en el parque y la guerra siguió. Así que decidió hacer algo: enviar una carta a los dos reyes y fingir tener un ejército poderoso, Amarillo.
Los dos ejércitos, Azul y Rojo, se reunieron y esperaron que el ejército Amarillo llegara. Como nunca llegó, las mujeres se acercaron a los soldados, sus hijos, los vencedores, y al poco tiempo eso parecía un verdadero pueblo.
Al ver esto, Fabián entendió que la guerra había terminado gracias a él. Decidió contárselo al rey Amarillo. Éste, contento de la intención de Fabián, lo adoptó como hijo, porque no los tenía, y tiempo después Fabián fue rey de un gran pueblo, donde por supuesto no hubo guerras.

_____________________________________________________________

Anais Vaugelade, De cómo Fabián acabó con la guerra. México, SEP-Corimbo, 2002.

 

Lectura con 398 palabras.

_____________________________________________________________

 




 


esmiprimaria.blogspot.com

EsMiPrimaria.blogspot.com: temas y lecturas para tus clases de Ciencias. Un gran apoyo para tus tareas y trabajos de investigación. Prepara tus presentaciones de una forma fácil y divertida, estudia y sorprende a tus maestros y compañeros. El aprendizaje y la lectura de Ciencia ahora es cosa de juego. Click en el enlace o en la imagen para entrar al sitio.

_____________________________________________________________

Actividades interactivas divertidas de esta lectura

rellena huecosActividad 1.

Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


#Actividad 2.
Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


RinconDeLecturas.com: ejercicios de lectura, cuentos para niños, estrategias de lectura, estrategia de lectura, cuentos de niños, practica tus habilidades lectoras, mejora tu comprensión lectora, prácticas de lectura, cuentos para niños, fábulas para niños, actividades de lectura, rinconcitos de lectura, rinconcito de lecturas, narraciones cortas, mejora tu velocidad letora, medición de velocidad lectora, aumenta tu fluidez lectora, tercero de primaria, actividades de lectura, lecturas divertidas, educación primaria, tercer grado

Design downloaded from free website templates.