El diablo de la botella.

El diablo de la botella, lectura del rincon de lecturas de sallita para cuarto grado de primaria

Hubo una vez un hombre de la isla de Hawai, a quien llamaré Keawe; su verdadero nombre debe mantenerse en secreto, porque la verdad es que todavía vive, pero diré que el lugar de su nacimiento no quedaba muy lejos de Honaunau, donde los huesos de Keawe el Grande yacen escondidos en una cueva. Este hombre, Keawe, era pobre, valiente y activo; podía leer y escribir como un maestro de escuela; era además un marinero de primera que había navegado durante algún tiempo en los vapores de las islas, y había sido timonel de un ballenero en la costa de Hamakua. Con el tiempo se le ocurrió a Keawe la idea de ver el gran mundo con sus ciudades, y se embarcó con rumbo a San Francisco.
San Francisco es una gran ciudad; tiene un gran puerto, y hay muchísimas personas ricas; y en particular, hay una colina cubierta de palacios. Por esta colina precisamente se paseaba Keawe, con el bolsillo lleno de dinero, mirando con placer las grandes casas de lado y lado. “¡Cuántas casas hermosas!”, pensaba “¡y qué feliz debe de ser la gente que vive en ellas, sin preocuparse por el mañana!” Este pensamiento rondaba en su mente cuando pasó al lado de una casa más pequeña que las otras pero toda adornada como un juguete; los escalones de esa casa brillaban como si fuesen de plata, y los bordes del jardín florecían como guirnaldas y las ventanas eran luminosas como brillantes; y Keawe se detuvo, maravillado de la excelencia de todo lo que veía. Al detenerse notó que un hombre lo estaba observando desde una ventana tan transparente que Keawe podía verlo como se ve un pez desde un arrecife. El hombre era de cierta edad, calvo y de barba negra; su rostro tenía una expresión sombría de dolor, y suspiraba amargamente. Y la verdad del asunto es que, al mirar Keawe al hombre allí adentro, y al mirar el hombre a Keawe allá afuera cada cual envidiaba al otro.
De repente, el hombre sonrió, asintió con la cabeza y le hizo señas a que Keawe para que entrara en la casa.
Ese hombre le va a vender a Keawe una botella que encierra a un diablo que le podrá cumplir todos sus deseos... pero antes de que Keawe muera debe deshacerse de ella; debe vendérsela a otra persona, en menos de lo que le ha costado a él. Les recomiendo este libro de manera muy especial. Van a divertirse leyéndolo más de lo que se imaginan.

____________________________________________________________

Robert Louis Stevenson, El diablo de la botella, México, SEP-Norma, 2002.

 

Lectura con 421 palabras.

_____________________________________________________________




 


esmiprimaria.blogspot.com

EsMiPrimaria.blogspot.com: temas y lecturas para tus clases de Ciencias. Un gran apoyo para tus tareas y trabajos de investigación. Prepara tus presentaciones de una forma fácil y divertida, estudia y sorprende a tus maestros y compañeros. El aprendizaje y la lectura de Ciencia ahora es cosa de juego. Click en el enlace o en la imagen para entrar al sitio.

_____________________________________________________________

Actividades interactivas divertidas de esta lectura

rellena huecosActividad 1.

Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


#Actividad 2.
Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


RinconDeLecturas.com Lecturas y ejercicios para que desarrolles tu comprensión lectora, actividades interactivas, practicas de lectura, lecturas para niños, lectura recreativa para la escuela primaria. Rinconcitos de lecturas de sallita, cada rincón de lecturas es un ricón de lectura pensado para tu diversión. Lectura para niños de cuarto grado en la escuela primaria para que mejores tu velocidad lectora, fluidez y comprensión lectora mediante la lectura recreativa

Design downloaded from free website templates.