¿Y cómo hicieron esa máquina?

Y cómo hicieron esa máquina

En estas vacaciones fui con mis primos de visita a México. Nuestro viaje lo hicimos en tren.
Era la primera vez que nos subíamos a un ferrocarril. Cuando éramos niños lo veíamos pasar desde las afueras de la ciudad, donde hoy está el mercado. Nos parecía que no se detendría nunca. Contábamos cuántos carros había; a veces eran trenes muy largos, unos eran de pasajeros, otros de carga y todos seguían siempre el mismo camino.
El tío Sebastián nos explicó que es la mejor manera de viajar. “Podrán moverse –dijo– y descansarán mejor que si nos vamos en autobús”. Natalia mi prima sospechaba que eso no era cierto, ya que para ir rápido había que viajar en avión.
Pero él precisó: “Es cierto que es importante la velocidad, pero también hay que tomar en cuenta la seguridad y la comodidad.”
–Entiendan niños –dijo papá–, sólo un ferrocarril puede llevar a la vez a mucha gente y toneladas de carga. Esa carga no la podrías llevar en un avión, por muy grande que fuera.
Eso es cierto, nunca lo había pensado. Ahora sé que al elegir un transporte para ir de viaje, o llevar mercancías, hay que pensar en varias cosas, como el tiempo y el precio, la comodidad y la seguridad.
Dos días antes de salir, fui con mi tío a la estación, donde esperamos un camión que traía la máquina y las cajas con herramientas y materiales que había comprado para el taller que tiene con mi papá. Las trasladaron a la oficina de fletes, donde el tío me explicó que el embarque por ferrocarril era más barato que si hubiera contratado el servicio de un camión o de un tráiler.
Por eso creo que el viaje fue una muy buena idea de mi papá y del tío Sebastián, quienes también pensaron que nos divertiríamos mucho en el trayecto. Y tenían razón, porque aprendimos muchas cosas sobre los ferrocarriles, entre otras, cómo se construyeron las líneas férreas de México.
Bueno, en la actualidad los trenes prácticamente han desaparecido de nuestro país, y los relatos sobre trenes, como el que acabamos de leer, empiezan a parecerse a las historias de diligencias y carretas, tan nostálgicas.

_____________________________________________________________
Leonor Ludlow, “¿Y cómo hicieron esa máquina?” en Cómo se hicieron esas máquinas. México, SEP, 1997.

 

Lectura con 366 palabras.

_____________________________________________________________

 

_____________________________________________________________

Actividades interactivas divertidas de esta lectura

rellena huecosActividad 1.

Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


#Actividad 2.
Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


 

Design downloaded from free website templates.