Exploradores de Monte Albán

Monte Albán, exploradpres

Ahora ya no me dará miedo la oscuridad. Ya no le tendré miedo a la oscuridad nunca más porque acabo de entrar en una tumba.
Cuando encontraron el cementerio ya llevábamos un tiempo viviendo en Oaxaca. Vinimos aquí porque a mi papá le gustan mucho las cosas prehispánicas y sobre todo las zapotecas, y quería explorar los palacios y templos en las ruinas de Monte Albán. Más que nada quería encontrar pistas que le ayudaran a resolver un misterio. Yo creo que por eso no se cansaba de excavar la tierra horas y horas bajo el sol, y de limpiar con las brochas y pinceles todas las piedras y trozos de cerámica que encontraba.
Pero no sólo a él le gustaba esto de la arqueología: también a mi mamá y a las otras personas que iban en el camión de las exploraciones, que todas las mañanas pasaban por nosotros a Oaxaca para llevarnos a Monte Albán. El camino se hacía largo porque nos deteníamos en varios pueblitos a recoger a algunos de los trabajadores que vivían ahí, y porque a cada rato había vacas estorbando el camino.
Mis hermanos y yo los acompañábamos siempre, pero mientras ellos se dedicaban a quitar los arbustos y la maleza que había crecido sobre las ruinas, nosotros nos poníamos a atrapar insectos y a jugar con algunos de los niños que subían a la montaña a pastorear a sus ovejas y cabras.

_____________________________________________________________
Manola Rius Caso, Alfonso Caso: Explorador de Monte Albán. México, SEP-SM, 2004.

 

Lectura con 238 palabras.

_____________________________________________________________

 

_____________________________________________________________

Actividades interactivas divertidas de esta lectura

rellena huecosActividad 1.

Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


#Actividad 2.
Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


 

Design downloaded from free website templates.