Los piratas

Los piratas

Un pirata totalmente diferente fue Bartolomé Robert, a quien todos llamaban El Bello. Era corpulento, moreno, guapo. Vestía ropas lujosas, llevaba al cuello una cadena de oro con una cruz de diamantes y lucía un sombrero ancho con una pluma roja.
Al desembarcar en un pueblo, Bartolomé el Bello hacía desfilar a sus compañeros por las calles principales. Luego entraba él y se hacía entregar las llaves de la ciudad, como si en verdad fuese un huésped de honor o un invitado especial. Finalmente, capturaba a los hombres más fornidos y los obligaba a convertirse en piratas.
Cuando Bartolomé el Bello murió, su cuerpo vestido de púrpura y encajes fue arrojado al mar. Así lo había ordenado él, que fue el más elegante de los piratas.
Y bien, como sucede con todas las cosas de este mundo, llegó un día en que los piratas empezaron a desaparecer, casi tan rápidamente como habían aparecido. Para que tal cosa ocurriera hubo muchas razones.
Uno de los motivos fue que la mayoría de los países del continente americano comenzaron a independizarse, y España ya no podía llevarse nuestras riquezas en sus barcos.
Los piratas se aburrían enormemente en sus refugios, esperando en vano el paso de los galeones españoles. Claro que seguían pasando otras naves con valiosos cargamentos. Pero sucedía que los tiempos habían cambiado mucho, y ahora esos barcos se movían impulsados por motores. Y los piratas, cada vez más empobrecidos, sólo tenían barcos de vela, demasiado lentos para alcanzar a los buques modernos.
Además, cuando los hombres empezaron a usar la comunicación por radio, los pocos piratas que quedaban en el mundo no podían dar un solo paso sin que los capitanes de los barcos lo supieran.
Por otra parte, como tú sabes, luego se inventaron los aviones, con los cuales se puede vigilar el mar sin que se escape un solo pescadito. Y por último, empezó a utilizarse el radar, que es un aparato que capta la presencia de cualquier intruso.
Bueno, con todo esto, los piratas tuvieron que abandonar su viejo oficio y ponerse a trabajar como las demás personas.

_____________________________________________________________
Francisco Fernández, Los piratas. México, SEP-CONAFE, 1987.

 

Lectura con 351 palabras.

_____________________________________________________________

 

_____________________________________________________________

Actividades interactivas divertidas de esta lectura

rellena huecosActividad 1.

Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


#Actividad 2.
Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


 

Design downloaded from free website templates.