Un muchacho valiente

muchacho valiente

Al cabo de un rato de sollozar, se calma un poco, se seca las lágrimas: ¡Nico es un muchacho valiente!
Pensó que debía hacer algo, que no podía quedarse allí horas y horas. Reprimió el último sollozo, se secó los ojos con la manga, se levantó y echó a andar hacia al pueblo.
Coatepec era una población risueña y florida, pero Nico no estaba de humor risueño. Preocupado por la mala jugada que le había hecho Orovolante, pensaba qué podría hacer si el caballo tardaba mucho, o no regresaba, pero no se le ocurría nada.
Llegó a una plaza grande, el Zócalo, con árboles, plantas, un quiosco y un puesto de refrescos. Nico se fijó en una muchacha jovencita, no mucho mayor que él, con delantal blanco, que lava vasos. La muchacha levantó los ojos, lo vio y le sonrió.
–Oye... ¿Yo no podría trabajar aquí, lavando vasos como tú?
–No creo que quieran a nadie más. Pero, mira, quieres trabajar, ¿por qué no vas a ofrecerte en el restaurante? Allá, del otro lado, ¿ves?
–Voy a probar. Gracias por el consejo. Adiós.
Atravesó el zócalo y se dirigió al restaurante. Delante de la puerta había algunos coches estacionados. Entró, se acercó al mostrador y preguntó al que parecía ser el dueño si podía emplearlo.
–No para quedarte. Pero hoy, precisamente, nos ha caído un montón de turistas y nos falta un muchacho en la cocina que no se presentó. Si quieres ayudar, sólo por unas horas, te daremos de comer y... si lo haces bien... vaya, cuatro pesos.
Nico aceptó, contento. Cuatro pesos le parecían una fortuna. El patrón lo llevó a la cocina y gritó que ahí tenían a un ayudante.
Pasó tres horas limpiando platos, amontonándolos junto al fregadero, lavando cazuelas, secando cubiertos...
Luego, en la mesa de la cocina, comieron él y los otros lavaplatos, mujeres y muchachos. ¡Qué comilona! Había arroz, frijoles, salsa verde picante, plátano frito, nopalitos, carne molida... ¡Cuántos días hacia que no había comido así!
Y después, además, se embolsilló cuatro pesos.
Salió muy contento del restaurante. Pensó en Orovolante, sintió una punzada de pena, pero en seguida se encogió de hombros. Soy listo –se dijo–: ¡me las arreglaré sin él! Si es necesario, volveré a la casa en camión. ¡Ya me las arreglaré!
Al anochecer, se tumbó en un rincón del zócalo y durmió; se despertó con el sol sobre la cara.
“Antes que nada –pensó–, iré a ver si regresa Orovolante. Si no, buscaré alguna chamba”.


Y, ¿quién es Orovolante? Pues, vayan ustedes a saber. Si alguien quiere averiguarlo, va a tener que leer el libro, creo yo.

_____________________________________________________________
Anna Muriá, “Un muchacho valiente” en El maravilloso viaje de Nico Huehuetl a través de México. México, SEP-CELTA Amaquemecan, 2002.

 

Lectura con 440 palabras.

_____________________________________________________________

 

_____________________________________________________________

Actividades interactivas divertidas de esta lectura

rellena huecosActividad 1.

Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


#Actividad 2.
Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


 

Design downloaded from free website templates.