La canción de Mowly - El libro de la selva

La canción de Mowly - El libro de la selva

Mowgli es un niño abandonado en la selva cuando sus padres tienen que huir del ataque de Shere Khan, el tigre. Unos lobos se encargan de cuidarlo. El libro de las tierras vírgenes, donde se cuenta esta historia, fue escrito por Rudyard Kipling.


Esto es lo que dijo Mowgli, mientras bailaba sobre la piel de Shere Khan, el tigre, su enemigo.
Este es el canto de Mowgli. Y yo soy, el mismo Mowgli, quien lo canta. Que conozca la selva todo lo que he hecho.
Aseguró Shere Khan que me mataría. Que lo haría a las puertas de la aldea. Que mataría a Mowgli, esa pobre rana.
Comió y bebió. Bebe cuanto quieras, Shere Khan. ¿Volverás alguna vez a tener sed? ¿Volverás a soñar, feliz, en tu casa?
La soledad me rodea en los prados. Hazme compañía hermano gris. Ven aquí, Lobo solitario, que te vas a divertir. Pastorea los enormes búfalos, los toros de lomo azulados y ojos coléricos. Yo te diré por dónde van, errantes.
Su señoría Shere Khan está sumido en el silencio del profundo sueño. Vamos, despierta. Aquí estoy yo y detrás de mí los búfalos. Rama, su rey, escarba impaciente con sus pezuñas.
Aguas del Waingunga, ¿saben dónde se esconde Shere Khan? Él no es Ikki, el puercoespín, capaz de perforar la tierra. Tampoco es Mao, el pavo real. Ni Mang, el murciélago charlatán.
Bambúes, el viento los hace hablar moviendo suavemente sus cañas. Díganme, ¿dónde ha huido Shere Khan?
¡Ahuuu! Allí está, allí está. Vergüenza. Un tigre cojo bajo las patas de Rama. ¡Arriba, Shere Khan! ¡Salta y mata! Ahí están los búfalos. Rómpeles la columna.
¡Psss! Cuidado al despertarlo. Su fuerza es inmensa. Los buitres cayeron en picada; las hormigas subieron de sus negros agujeros. Todos quieren contemplarlo. Una gloriosa corte lo rodea.
¡Ah! No tengo una sola prenda para cubrir mis vergüenzas. Buitres, no se fijen en eso. Desnudo. Que mal me siento así delante de la imponente asamblea.
Préstame tu abrigo, Shere Kan. Préstame tu precioso abrigo de rayas, para que pueda presentarme en el Consejo de la Roca.
Por mi segundo padre, el Toro, hice una pequeña promesa. Muy pequeña. Pero es preciso que me prestes tu piel para cumplirla.
¿Ves este cuchillo? Es de cazador, con ese filo de odio con que matan los hombres. Ahora me inclino a la tierra a recoger tu regalo.

_____________________________________________________________
Rudyard Kipling, “La canción de Mowgli” en El Libro de La Selva. México, SEP-SM, 2002.

 

Lectura con 396 palabras.

_____________________________________________________________

 

_____________________________________________________________

Actividades interactivas divertidas de esta lectura

rellena huecosActividad 1.

Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


#Actividad 2.
Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


 

Design downloaded from free website templates.