Cuento del tonto que comió pollo.

cuento del tonto que comió pollo, lectura para quinto grado

Había una vez tres hermanos. El mayor y el segundo estaban bien, y el tercero era un tonto.
Tenían un pollo, pero siempre que hablaban de matar al pollo decían que no le iban a dar ningún pedazo al tonto por tonto. Llegó el día que mataron al pollo y los hermanos que estaban bien ya tenían un plan para no darle nada al tonto. Lo prepararon y lo dejaron listo para meterlo al horno y llamaron al tonto, y ya reunidos los tres le dijeron al tonto: “El que sueñe un bonito sueño se come el pollo”. “Bueno”, dijo el tonto.
Metieron el pollo dentro del horno y se fueron a dormir. Pasó un buen rato y cuando los dos hermanos ya estaban bien dormidos el tonto se levantó y fue a la cocina y se comió el pollo; terminó y se fue a dormir.
Al otro día temprano se levantaron y el mayor dijo: “Vamos a hablar del sueño que tuvimos anoche. Yo voy a empezar. Pues yo anoche fui a la Gloria y vi al Señor.” “Sí –dijo el otro hermano-, yo vi cuando te ibas volando, me agarré de la manga de tu camisa y nos fuimos los dos.” “Sí –contestó el tonto–, yo vi cuando se iban, y como pensé que ya no iban a regresar fui a la cocina y me comí el pollo; sólo quedaron dos huesitos para que los chupen.”

_____________________________________________________________
Joaquín Martínez Mendoza, “Cuento del tonto que comió pollo” en Las narraciones de niños y niñas indígenas. México, SEP-Dirección General de Educación Indígena, 2001.

 

Lectura con 239 palabras.

_____________________________________________________________

 

_____________________________________________________________

Actividades interactivas divertidas de esta lectura

rellena huecosActividad 1.

Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


#Actividad 2.
Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


 

Design downloaded from free website templates.