La espada en la piedra.

La espada en la piedra, lectura para niños de quinto grado

Una leyenda inglesa cuenta que, una vez, hace mucho, el rey murió sin dejar un hijo que lo heredara. Los nobles comenzaron a pelear entre ellos para apoderarse del trono, pero el mago Merlín sabía que el rey debía ser quien pudiera sacar del yunque o de la piedra donde estaba clavada una espada mágica que tenía nombre: se llamaba Excalibur.
El rey había muerto. El trono estaba vacante, no había un heredero para la Corona y el miedo iba extendiéndose por el reino. Todos sabían que sin rey no había autoridad ni mando. Los enemigos buscarían invadirlos; los nobles ya estaban peleando entre ellos por el trono; bandas de asaltantes y asesinos arrasaban los pueblos y se llevaban muchachas, niños y ganado. Hacía falta la autoridad de un rey.
Mientras tanto, por los senderos del bosque, iba caminando un mago. Su nombre era Merlín.
Merlín era tan viejo como las raíces de los robles; podía componer poemas con los sonidos del viento; sus ojos negros leían el futuro y sus hechizos podían cambiarlo. En ese momento, mientras se dirigía a la ciudad, veía la época radiante que tendría el reino si llegaba al trono quien debía llegar. Merlín sabía el nombre de ese rey y dónde se hallaba oculto. Con sus poderes había dispuesto que el niño naciera y lo había escondido para protegerlo de todo peligro. El momento de ese muchacho había llegado. Pero tendría que pasar una prueba.
Cuando Merlín llegó a las murallas de la ciudad, los nobles se preparaban para combatir entre ellos, en un torneo. Quien eliminara a todos los demás tendría la corona. Merlín no estaba de acuerdo; la lucha provocaría muertes y divisiones. Merlín se encaminó a la gran plaza donde se celebraría la justa. Los caballeros, cubiertos con sus armaduras, estaban ya montados y enarbolando sus enormes lanzas. Merlín se plantó entre ellos y señaló hacia el otro lado de la plaza.
–¡Hermanos míos! ¡Miren! ¡Allí! –exclamó, y todos se dieron vuelta para mirar.
Sobre el césped recién cortado había aparecido algo extraño y maravilloso. Era un gran bloque de mármol. Sobre la piedra había un yunque de hierro, y clavada en el yunque había una espada.
La espada resplandecía, era hermosa. Tallada en la piedra de mármol había una inscripción en letras de oro: “¿Dónde está el hombre que pueda sacar la espada de la piedra? Él es el rey.”
Todos miraban la espada asombrados, Merlín les volvió a hacer una reverencia:
–Paz, hermanos míos –les dijo–. Que todos vengan aquí. No debemos pelear entre nosotros. ¡Permitan que el nuevo rey retire su espada!
Aquí dejamos la historia. Pero voy a contarles que quien sacó la espada fue un muchacho humilde que en ese momento era un simple escudero. Se llamaba Arturo. Lo conocemos como el rey Arturo.

______________________________________________________________
Rosalind Kerven, “La espada en la piedra” en El rey Arturo, Tudor Humpheries, ilus. México, SEP-Dorling Kindersley, 2005.

 

Lectura con 469 palabras.

_____________________________________________________________

 

_____________________________________________________________

Actividades interactivas divertidas de esta lectura

rellena huecosActividad 1.

Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


#Actividad 2.
Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


 

Design downloaded from free website templates.