Cuentos mágicos.

rincon de lecturas de sallita presenta: Cuentos mágicos

La luna había oído siempre historias acerca de lo que sucedía en las tierras cenagosas cuando ella volvía la espalda. Por fin se decidió a bajar para verlo por sí misma. Al finalizar el mes, dejando únicamente un gajo de luz en el cielo, se envolvió en un manto de nubes, se echó la capucha sobre el brillante cabello plateado y se deslizó hasta la tierra.
El lugar que eligió era fangoso y resbaladizo. El sendero estaba bordeado de matas de hierbas y juncos y, a cada lado, grandes charcas oscuras e insondables se ondulaban bajo la brisa. Estaba oscuro como boca de lobo. La única luz era un reflejo de los zapatos de plata de la mima Luna, un resplandor tan débil como la llama de una vela en la lúgubre oscuridad. Cuando la luna echó a andar por el camino, las sombrías criaturas de la noche –búhos, murciélagos y luciérnagas– revolotearon a su paso. La luna oyó los horripilantes gemidos de los bogles, los habitantes de la ciénaga, y vio danzar sus fuegos fatuos en el campo brumoso. Alguna que otra vez, cuando el pie de la Luna se acercaba demasiado al borde del estrecho sendero, unos dedos huesudos se alzaban rápidamente desde el fondo del agua: los bogles estaban alerta ante su presa.
Al principio nada podía sujetarla. Su paso era tan ligero como las telarañas: andaba ágilmente, con facilidad; los bogles se esforzaban en vano. Después los zapatos de plata de la Luna resbalaron en una piedra. Ella se agarró a un puñado de juncos para mantenerse de pie y, en un momento, éstos se enroscaron en sus muñecas y la sujetaron. Más y más juncos brotaban de la oscuridad, hasta que la Luna se encontró prisionera, atrapada y temblando.
De repente oyó a distancia el débil sonido de una voz humana que pedía ayuda. Un hombre se había perdido en las ciénagas, chapoteaba entre lagunas y charcas y se retorcía para liberarse de las manos de los bogles mientras gritaba desesperadamente pidiendo ayuda. La luna sabía, que a menos que el hombre tuviera luz para encontrar su camino, pronto sería pasto de los bogles. Sacudió su cabeza para librarse de la capucha y dejó caer sobre su espalda un torrente de cabellos plateados. A su luz repentina, el hombre vio tierra firme ante él, saltó agradecido al sendero y corrió a casa sano y salvo.

_____________________________________________________________

Berlie Doherty (comp.), Cuentos mágicos. México, SEP-SM, 2002.

 

Lectura con 400 palabras.

_____________________________________________________________

 




 


esmiprimaria.blogspot.com

EsMiPrimaria.blogspot.com: temas y lecturas para tus clases de Ciencias. Un gran apoyo para tus tareas y trabajos de investigación. Prepara tus presentaciones de una forma fácil y divertida, estudia y sorprende a tus maestros y compañeros. El aprendizaje y la lectura de Ciencia ahora es cosa de juego. Click en el enlace o en la imagen para entrar al sitio.

_____________________________________________________________

Actividades interactivas divertidas de esta lectura

rellena huecosActividad 1.

Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


#Actividad 2.
Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


Design downloaded from free website templates.