Pibe, chavo y chaval. Parte 2

Pibe, chavo y chaval, portada

La lectura de hoy es continuación de la de ayer, ¿se acuerdan? Un chamaco en la playa, de vacaciones... Ahora lo vamos a ver de regreso en su escuela.


El primer día de clases después de las vacaciones más emocionantes de mi vida fue muy aburrido.
Aunque llevé mis ejemplares del periódico de la playa y pasé un buen rato platicándole a mis amigos sobre el tesoro, los malos y hasta mis pasos de baile en el escenario, la verdad es muy difícil volver de vacaciones y pensar que otra vez hay que hacer tareas y estudiar y ponerse el uniforme y...
Mi amigo Pablo, que es un nerd de las computadoras y siempre anda bien clavado con lo último de la tecnología, ya está planeando hacer una especie de lista de correos por internet para que nos podamos escribir con Fer y Aldo. Ya muchos del salón quieren tener amigos que hablen español, pero que vivan en otros países. Yo creo que con esto podemos aprender muchas cosas distintas que no vienen en los libros... ni en los diccionarios.
Y justo en eso estábamos cuando se nos acercó un niño nuevo, no es que sea nuevo como niño, porque sería un bebe recién nacido, sino que es nuevo en esta escuela, de reciente ingreso sería lo correcto, supongo.
–Espero que no me tomen por averiguao –nos dijo–; oí que son fiebrúas de las computadoras, así que espero que lleguemos a ser buenos panas.
Pablo y yo nos miramos sin entender, y es que, aparte de las palabras, habla con un acento muy raro, mucho más que los argentinos o los españoles. Resulta que el nuevo, que se llama Hernando, aunque él se auto llama Helnando, porque no pronuncia bien la r, viene de Puerto Rico, Puelto Lico en su idioma.
–Y, ¿Qué te parece la escuela? ¿Y México? –le pregunté, como para empezar a platicar, porque se ha de sentir muy gacho cuando nadie te pela en una escuela nueva, y más en un país nuevo.
–La escuela está gufiá, todo chévere, lo único que extraño es la comida boricua…
Me late que la escuela será divertida este año.
Y habrá que empezar otra vez con las traducciones…


El español se habla en toda Hispanoamérica, las Filipinas, España, los Estados Unidos, Angola –en África–. Y en cada uno de esos sitios es especial. Ninguno es mejor que los otros. El que se habla en Colombia es tan bueno como el de Cuba o el de México, así como no es mejor el de los yucatecos que el de los sonorenses o los oaxaqueños.

_____________________________________________________________
Ana Luisa Anza, Pibe, Chavo y Chaval. México, SEP–SM, 2004.

 

Lectura con 436 palabras.

_____________________________________________________________

 

_____________________________________________________________

Actividades interactivas divertidas de esta lectura

rellena huecosActividad 1.

Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


#Actividad 2.
Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


 

Design downloaded from free website templates.