La historia de Sputnik y David, II. Rincón de lecturas de Sallita para quinto de primaria.

Imagínate que tu mascota es un enorme lagarto y que lo llevas contigo a la escuela. Algo así le sucede a David en el emocionante libro de Emilio Carballido, del cual vamos a leer hoy un poquito para animarte a leerlo de principio a fin. Antología de lecturas en línea para mejorar tu fluidez, velocidad y comprensión lectora. Rincón de lecturas de Sallita, un sitio para leer, aprender y divertirse



La historia de Sputnik y David, II

La historia de Sputnik y David

David es un niño afortunado: recibió como mascota un caimán. Sputnik es un caimán afortunado: su dueño es David. Pero claro que no se puede tener como mascota un lagarto sin meterse en problemas.
Su familia había prohibido siempre que David llevara a Sputnik a la escuela. “No quieren que me eduque”, pensaba el caimán.
Pero he aquí que un día el maestro de zoología les dejó como tarea llevar un animalito vivo que pescaran en la naturaleza, para luego disecarlo.
David entendió que disecar era lo que él se hacía al salir de la regadera. Explicó que el maestro exigía la presencia de Sputnik y que debía llevar también una toalla.
–Así son las escuelas modernas –dijo su padre, y en su Volkswagen metió a hijo y lagarto. Los llevó a clases y una cola verde salía por la ventana y un gran hocico de Sputnik por la otra; así de pasada se tragó cinco algodones de azúcar que un vendedor llevaba en un arbusto portátil de algodones, todos clavados en su vara.
Entraron los dos a la escuela, se sentaron; los compañeros habían traído grillos, ranas, mariposas, pollitos, sapos y lagartijas.
El maestro fue ahora más explícito y al fin entendió David algo horrible: disecar no tenía que ver con toallas sino con navajas y era despellejar y abrir la panza de los animalitos.
–Yo traje a Sputnik con su toalla, pero no le voy a hacer eso que usted dice.
–¿Sputnik?
Fue cuando el maestro lo vio, avanzando bastante aprisa hacia él, dando colazos coléricos...
–Vamos a ver quién diseca a quién –murmuraba entre sus muchísimos dientes.
El maestro se subió al escritorio.
–Si te lo llevas, te pongo diez en el examen final –propuso.
Sputnik daba colazos que hacían cimbrar la tarima y el escritorio.
–Si no les hacen nada a los otros animales y les pone diez a mis cuates, me lo llevo –contraofreció David.
–¡Todos tienen diez, ya váyanse! –gritó el profesor.
¡Qué alegría! Salieron corriendo y gritando de gusto.
Soltaron a sus animales, que se largaron aprisa, como mejor podían. Las niñas le pusieron un moño a Sputnik en el cuello y otro en la cola; se fueron todos de día de campo y el caimán comió cuarentaitrés sandwiches de varias clases y se bebió quince sidrales.
De esa ocasión y de las cosas muy cultas que los niños discutieron, acerca de su nombre, le quedó a Sputnik una noción notable: se enteró que los soviéticos habían lanzado al espacio una luna artificial bautizada con su nombre. Claro, la imaginó como un gran caimán, veloz en el espacio, compitiendo con las estrellas, muy ocupado en cumplir su órbita y en transmitir saludos a la Luna, cada vez que su gran silueta sauria se recortaba contra esa rueda encendida de pantalla cinematográfica.
Este es uno de los libros más divertidos que existen, se los aseguro. Y después de que lo lean, busquen otros libros de su autor, Emilio Carballido.


Emilio Carballido, La historia de Sputnik y David. México, SEP–FCE, 2001.

Lectura con 495 palabras.





Lecturas por grados

lecturas primero lecturas segundo lecturas tercero lecturas cuarto lecturas quinto lecturas sexto aprende inglés con sallita

 

Enlaces patrocinados

Más lecturas infantiles

Libro del perrito sep 1994

libro del perrito

 

Enlaces patrocinados

Otro rinconcito de lecturas para niños

Rinconcito de lecturas

 



VELOCILECTOR

¡Tómate tu tiempo y descubre tu velocidad lectora!

Ahora puedes medir cuánto tiempo tardas en realizar una lectura. Cuando estés listo para iniciar tu lectura, da click en el botón "Iniciar". Una vez que hayas terminado de leer, de inmediato da click en el botón "He terminado". Puedes realizar competencias con mamá, papá o tus compañeros y amigos o... ¿Por qué no? ¡Puedes retar a tu maestra!

El cronómetro te marca, minutos:segundos:décimas de segundos. Ah, no olvides poner en ceros antes de iniciar una nueva cuenta.

CRONÓMETRO

 

¿Sabes cuál es tu velocidad lectora?, si quieres saberlo sólo escribe los datos que se te piden y a continuación da click en el botón azul de calcular:


¿Cuántas palabras tiene la lectura que leíste?


¿Cuánto tiempo has tardado en leerlas?






 Elige tu nivel y grado escolar dando click en el círculo:

PRIMARIA

Primer Grado
Segundo Grado
Tercer Grado
Cuarto Grado
Quinto Grado
Sexto Grado

SECUNDARIA

Primero de Secundaria
Segundo de Secundaria
Tercero de secundaria