La viejecita dichosa. Rincón de lecturas de Sallita para quinto de primaria.

En este divertido cuento, de Alfonso Morales, vamos a ver cómo un par de viejecitos perdieron una servilleta mágica y qué hicieron para recuperarla. Rincón de lecturas de Sallita, un sitio para leer, aprender y divertirse.



La viejecita dichosa

La viejecita dichosa - la servilleta mágica

Éranse dos viejecitos sumamente pobres. Un día la viejecita, barriendo, se encontró una moneda.
Al momento se pusieron marido y mujer a pensar lo que harían con aquel dinero.
De repente la viejecita salió corriendo y al rato volvió con una escoba, una bolita de hilo y un pedazo de cera. Al punto se puso a hacer, ayudada por su marido, una escalera. Cuando acabaron, la viejecita dijo:
–Ahora, esposo mío, vas tú al cielo y le pides a San Pedro que nos socorra.
El viejecito subió al cielo y, hallando justa su petición, San Pedro le entregó una servilleta diciéndole:
–Cada vez que ustedes quieran comer, no tienen más que decir: "Componte, servilletita", y al punto tendrán abundantes manjares.
Algún tiempo vivieron así, muy tranquilos. Un día se les ocurrió ir a dar un paseo por el campo y decidieron dejar la servilletita en la casa de una vecina. Al entregársela, le dijo la viejecita:
–Nada más le encargo a usted, vecina, que no le diga: "Componte, servilletita".
La vecina se lo ofreció así y los viejecitos se fueron muy contentos.
La prohibición picó la curiosidad de la vecina que, apenas desaparecidos los abuelitos, tomó la servilletita y pronunció las palabras mágicas.
Quedó tan maravillada del prodigio, que decidió entregar a los viejecitos otra igual, conservando ella la verdadera.
A la hora de cenar la servilleta falsa no les dio ningún alimento. Acongojados, los viejecitos atribuyeron el suceso a que la habían dejado abandonada, pero no se les ocurrió que la vecina los hubiera engañado. Al día siguiente la viejecita fue a ver a San Pedro.
–Son ustedes un par de tontos –dijo San Pedro–. Toma –añadió, dándole un palito muy macizo–, a éste le dirás las mismas palabras.
Bajó muy contenta y los dos viejecitos colocaron el garrotito en la mesa, pronunciaron las palabras mágicas, pero aún no habían acabado de decirlas, cuando ya tenían encima la paliza más tupida que pueda recibir un cristiano.
Comprendieron que aquello era un castigo de San Pedro por su torpeza y que aquel garrotito les haría recobrar el tesoro que habían perdido. Pocos días después fueron a ver a su vecina y dándole el palito le rogaron que se lo guardara, encargándole que no le dijera: "Componte, garrotito". La vecina, creyendo que eso era otro tesoro como la servilleta, lo primero que hizo fue encerrarse con el palito y decirle las dichosas palabras.
Al siguiente día fueron los viejecitos a recoger su palito. Apenas los vio la vecina, los llenó de insultos y les aventó el garrotito.
–Lárguense de aquí –les decía llena de ira–, su maldito palo por poco me mata.
–¿Y nuestra servilletita? –dijo la viejecita–Si no nos la devuelve, le digo a mi palito que se componga.
Al oír esto, la vecina sacó la servilleta. Dueños otra vez de la servilletita acabaron sus días tranquilos y dichosos.


Alfonso Morales, La viejecita dichosa, México, SEP, 1997.

Lectura con 483 palabras.





Lecturas por grados

lecturas primero lecturas segundo lecturas tercero lecturas cuarto lecturas quinto lecturas sexto aprende inglés con sallita

 

Enlaces patrocinados

Más lecturas infantiles

Libro del perrito sep 1994

libro del perrito

 

Enlaces patrocinados

Otro rinconcito de lecturas para niños

Rinconcito de lecturas

 



VELOCILECTOR

¡Tómate tu tiempo y descubre tu velocidad lectora!

Ahora puedes medir cuánto tiempo tardas en realizar una lectura. Cuando estés listo para iniciar tu lectura, da click en el botón "Iniciar". Una vez que hayas terminado de leer, de inmediato da click en el botón "He terminado". Puedes realizar competencias con mamá, papá o tus compañeros y amigos o... ¿Por qué no? ¡Puedes retar a tu maestra!

El cronómetro te marca, minutos:segundos:décimas de segundos. Ah, no olvides poner en ceros antes de iniciar una nueva cuenta.

CRONÓMETRO

 

¿Sabes cuál es tu velocidad lectora?, si quieres saberlo sólo escribe los datos que se te piden y a continuación da click en el botón azul de calcular:


¿Cuántas palabras tiene la lectura que leíste?


¿Cuánto tiempo has tardado en leerlas?






 Elige tu nivel y grado escolar dando click en el círculo:

PRIMARIA

Primer Grado
Segundo Grado
Tercer Grado
Cuarto Grado
Quinto Grado
Sexto Grado

SECUNDARIA

Primero de Secundaria
Segundo de Secundaria
Tercero de secundaria