Hipopótamo.

Hipopótamo, lectura para niños de sexto grado

En la siguiente lectura hay cosas que son ciertas y cosas que son falsas. A veces pasa eso en los libros: alguien puede equivocarse, o puede no saber...

 

Pongan atención.

Submarino por vocación, se pasa la vida sumergido en aguas tranquilas, lejos del calor, lejos de las disputas territoriales, del barullo y de las distracciones. El tiempo transcurre para él como el agua lenta de un baño de tina.
El hipopótamo no sabe qué es tener prisa, nunca ha sentido una urgencia. Su cuerpo rotundo no está diseñado para apresurarse, sino para flotar, y flotando resuelve la vida como lo hacen las boyas y las islas desiertas.
Lo que en otros se reconoce como holgazanería, en él es parsimonia.
Hace mucho tiempo, antes de que las cosas fueran como son, los animales decidieron repartirse las tareas: algunos debían tener la hierba siempre podada, otros evitarían que la población de herbívoros creciera sin control, los de más allá mantendrían a raya a los carnívoros, y así. Todos fueron escogiendo un trabajo, pero el hipopótamo no elegía: ¿de qué podría ocuparse un animal redondo como cantante de ópera, pero tímido como un grillo, nada ágil y de piel tan sensible que no resiste dos horas de sol?
“¿Qué quieres hacer?”, le preguntaron. Luego de pensarlo un rato, con amplia sonrisa contestó: “Burbujas”. “Perfecto –dijeron–, que se encargue de eso.” Y no se habló más del asunto.
“Eso” es lo que hace el hipopótamo debajo del agua; no canta, no medita, no come golosinas a escondidas: fabrica burbujas, las más perfectas, las más hermosas y delicadas que se producen en el globo terráqueo. Su propio nombre, grande y circular, habla de su ocupación. Los griegos lo llamaron caballo de río, aunque las ramas de su árbol familiar lo acercan más a los cerdos que a los equinos. Ni raíces ni ramas sostienen al redondo hipopótamo que de esfera tiene el nombre, pero no lo etéreo.
Submarino por vocación, de cuándo en cuándo el hipopótamo saca la cabeza del agua y bosteza para orear un poco la maquinaria herrumbrosa de hacer burbujas. Luego, muy despacio, vuelve a sumergirse en el agua lenta para continuar su labor.


Hay textos que nos dicen cómo es el mundo, y textos que inventan loqueras divertidas. Cómo saber si lo que dice este texto es verdad o es algo imaginado? Muy fácil. Hay que consultar otros libros sobre el mismo tema y ver qué dicen. ¿De veras es el hipopótamo como aquí se dice? ¿A qué velocidad corre un hipopótamo? A ver quién lo averigua.

____________________________________________________________
Roxanna Erdman, “Hipopótamo” en Zorrillo el último. México, SEP-Santillana, 2005.

 

Lectura con 427 palabras.

_____________________________________________________________

 




 


esmiprimaria.blogspot.com

EsMiPrimaria.blogspot.com: temas y lecturas para tus clases de Ciencias. Un gran apoyo para tus tareas y trabajos de investigación. Prepara tus presentaciones de una forma fácil y divertida, estudia y sorprende a tus maestros y compañeros. El aprendizaje y la lectura de Ciencia ahora es cosa de juego. Click en el enlace o en la imagen para entrar al sitio.

_____________________________________________________________

Actividades interactivas divertidas de esta lectura

rellena huecosActividad 1.

Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


#Actividad 2.
Nos encontramos diseñando una actividad interactiva divertida para tí.

 

 


RinconDeLecturas.com: Lecturas y ejercicios, comprensión lectora, fluidez lectora, velocidad lectora, actividades interactivas, prácticas de lectura, lecturas para niños, lectura recreativa, rinconcitos de lecturas, rincón de lecturas, rincones de lectura, rinconcito de lectura, ejercicios de lectura, cuentos para niños, estrategias de lectura, estrategia de lectura, cuentos de niños, cuentos para niños, fábulas para niños, actividades de lectura para sexto grado de la escuela primaria.

Design downloaded from free website templates.