Juan Regaña. Rincón de lecturas de Sallita para sexto de primaria.

Vamos a leer un cuento de un campesino muy protestón, apodado Juan Regaña. Antología de lecturas en línea para mejorar tu fluidez, velocidad y comprensión lectora.



Juan Regaña

Juan Regaña, cuento

Había una vez un campesino que era muy bueno, pero muy protestón. Lo llamaban Juan Regaña.
Tenía una carreta. Con ella iba a todas partes, pero un día de tantos mientras viajaba al pueblo, al pasar al lado de un gran roble se le atascó la carreta. Juan Regaña gritó demasiadas maldiciones, sin embargo recordó a Atlas, un dios muy forzudo y grandote que hace muchísimos millones de años dicen que llevó un mundo entero sobre sus hombros.
–¡Atlas! –gritaba Juan Regaña–. ¡Tú, que tienes tanta fuerza puedes ayudarme a salir de este atolladero!
–¿Qué te ocurre? –preguntó Atlas.
–¡Se me atascó la carreta! –contestó Juan.
–¿Has probado otra cosa que no sea gritar y maldecir? –preguntó Atlas. Pero Juan no lo oía porque solo saltaba y gritaba.
–¡Tú, Atlas, puedes ayudarme!
–¡Mira! –dijo Atlas– La rueda está llena de barro, límpiala, luego busca una piedra grande y pícala, con ella cubre el pozo donde cayó tu carreta y jálala con el látigo. Juan hizo todo lo que Atlas le indicó y cuando tomó el látigo, la carreta partió ligerito.
–¡Gracias, Atlas! ¡Cómo me has ayudado!–decía Juan, que ni cuenta se daba de que todo el trabajo lo había hecho él, sin quejarse y con la cabeza serena. ¡Te llamaré todas las veces que te necesite! –dijo Juan.
–¿Qué? –dijo Atlas–. ¿Hacerme venir volando por estas simplezas? Cuando se te ocurran esas cosas, mejor te llamas a ti mismo a la calma.
–¿La calma? ¡No la conozco! –dijo Juan.
–Te vendría bien conocerla, porque gritas y maldices como si fueras Juan Regaña.
–¿Juan Regaña? ¡Ese soy yo! –dijo boquiabierto Juan. Pero Atlas volaba tan alto, que no lo oyó y nunca supo que en verdad Juan era el verdadero Juan Regaña. Desde aquel día Juan recurrió a la calma, y entonces protestó cada vez menos. Hasta que ya no fue Juan Regaña, sino Juan... ¡Juan a secas!


“Juan Regaña” en Beatriz Barnes (selección), Fábulas. Para leer en voz alta. México, SEP-Salvat, 1993.

Lectura con 320 palabras.





Lecturas por grados

lecturas primero lecturas segundo lecturas tercero lecturas cuarto lecturas quinto lecturas sexto aprende inglés con sallita

 

Enlaces patrocinados

Más lecturas infantiles

Libro del perrito sep 1994

libro del perrito

 

Enlaces patrocinados

Otro rinconcito de lecturas para niños

Rinconcito de lecturas

 



VELOCILECTOR

¡Tómate tu tiempo y descubre tu velocidad lectora!

Ahora puedes medir cuánto tiempo tardas en realizar una lectura. Cuando estés listo para iniciar tu lectura, da click en el botón "Iniciar". Una vez que hayas terminado de leer, de inmediato da click en el botón "He terminado". Puedes realizar competencias con mamá, papá o tus compañeros y amigos o... ¿Por qué no? ¡Puedes retar a tu maestra!

El cronómetro te marca, minutos:segundos:décimas de segundos. Ah, no olvides poner en ceros antes de iniciar una nueva cuenta.

CRONÓMETRO

 

¿Sabes cuál es tu velocidad lectora?, si quieres saberlo sólo escribe los datos que se te piden y a continuación da click en el botón azul de calcular:


¿Cuántas palabras tiene la lectura que leíste?


¿Cuánto tiempo has tardado en leerlas?






 Elige tu nivel y grado escolar dando click en el círculo:

PRIMARIA

Primer Grado
Segundo Grado
Tercer Grado
Cuarto Grado
Quinto Grado
Sexto Grado

SECUNDARIA

Primero de Secundaria
Segundo de Secundaria
Tercero de secundaria