Primera consulta de un médico veterinario. Rincón de lecturas de Sallita para sexto de primaria.

En esta lectura vamos a enterarnos cómo le fue a Chucho en su primera consulta como médico veterinario. Antología de lecturas en línea para mejorar tu fluidez, velocidad y comprensión lectora.



Primera consulta

Primera consulta de un médico veterinario

Cuando mi primo Chucho terminó su carrera, el más feliz y orgulloso de todos era mi tío Tacho. Su mayor satisfacción era nuestros logros.
Inmediatamente le acondicionó un consultorio al lado del suyo.
–Mire, chuchito –le dijo–, este consultorio es para usted, pero no quiero que se sienta obligado a venirse a trabajar a San Miguel. Si usted desea quedarse en el pueblo, o irse a otro lugar, está bien; sólo quiero que tenga en cuenta que los aparatos y el mobiliario que están aquí son suyos y si quiere se los puede llevar... claro que en este caso usted pagaría la mudanza –agregó rápidamente–... aquí contaría con casa y comida, pero le advierto que en cuanto usted comenzara a ganar dinero tendría que pagarme la renta del consultorio. No me conteste ahorita, piénselo todo el tiempo que necesite.
Al día siguiente de que Chucho presentó su examen profesional para obtener el título de médico veterinario, se instaló en la casa y estrenó su consultorio.
Nerón y Celín, los perros de mi abuela, lo mismo que el Rorro, fueron sus primeros clientes. Ese día mi tío había ido muy temprano al pueblo a traer a los perros de mi abuela. Se quedó un buen rato afuera del consultorio de Chucho sujetando a los animales y batallando con ellos, platicándole a toda la gente que pasaba por ahí que había un nuevo veterinario en San Miguel y que era buenísimo.
Cuando Chucho terminó de revisar a los animales y les aseguró que estaban completamente sanos, mi tío le preguntó:
–¿Cuánto le debo?
–¿Cómo cree que le voy a cobrar, tío? –dijo mi primo.
–¡Y por qué no! –gritó disgustado– ¡Es su trabajo! A usted le costó mucho esfuerzo llegar a ser lo que es y no va a regalar sus servicios. ¿Cuánto le debo?
–Son veinte pesos, tío –respondió Chucho muy apenado.
–Muy bien, aquí están –le tendió un billete.
Chucho lo acompañó a la puerta. Antes de salir, mi tío se paró en seco y le dijo:
–¡Ah, se me olvidaba!, cuando termine su consulta vaya a pagarme el adelanto de la renta.


Claudia Celis, “Primera consulta” en Donde habitan los ángeles. México, SEP-SM, 2002.

Lectura con 355 palabras.





Lecturas por grados

lecturas primero lecturas segundo lecturas tercero lecturas cuarto lecturas quinto lecturas sexto aprende inglés con sallita

 

Enlaces patrocinados

Más lecturas infantiles

Libro del perrito sep 1994

libro del perrito

 

Enlaces patrocinados

Otro rinconcito de lecturas para niños

Rinconcito de lecturas

 



VELOCILECTOR

¡Tómate tu tiempo y descubre tu velocidad lectora!

Ahora puedes medir cuánto tiempo tardas en realizar una lectura. Cuando estés listo para iniciar tu lectura, da click en el botón "Iniciar". Una vez que hayas terminado de leer, de inmediato da click en el botón "He terminado". Puedes realizar competencias con mamá, papá o tus compañeros y amigos o... ¿Por qué no? ¡Puedes retar a tu maestra!

El cronómetro te marca, minutos:segundos:décimas de segundos. Ah, no olvides poner en ceros antes de iniciar una nueva cuenta.

CRONÓMETRO

 

¿Sabes cuál es tu velocidad lectora?, si quieres saberlo sólo escribe los datos que se te piden y a continuación da click en el botón azul de calcular:


¿Cuántas palabras tiene la lectura que leíste?


¿Cuánto tiempo has tardado en leerlas?






 Elige tu nivel y grado escolar dando click en el círculo:

PRIMARIA

Primer Grado
Segundo Grado
Tercer Grado
Cuarto Grado
Quinto Grado
Sexto Grado

SECUNDARIA

Primero de Secundaria
Segundo de Secundaria
Tercero de secundaria