Los inventos. La bicicleta

Estándar
Hoy vámonos de inventores. Vamos a ver cómo nacieron las bicicletas.

La bicicleta es un buen ejemplo de un invento hecho por un grupo de personas que poco a poco lo perfeccionaron, a lo largo de muchos años. Lo mismo ocurre con el avance de la ciencia.
La bicicleta –de bi, dos– se debe al barón Von Drais quien, entre 1816 y 1818, construyó la llamada draisiene, que eran dos ruedas unidas por un armazón de madera. Este artefacto obligaba al usuario a empujarse con los pies como en una andadera.
A Kirkpatrick Macmillan se le deben los pedales y una estructura de acero, mejoras introducidas en 1839.
Los hermanos Pierre y Ernest Michaux, en 1861, crearon la “sacude-huesos” o velocípedo, y colocaron los pedales en una rueda delantera de gran tamaño con respecto a la trasera (éstas fueron las primeras bicicletas que llegaron a México).
A James K. Starley, entre 1870 y 1885, se deben los rayos en las ruedas y la fabricación a gran escala de la grandbi, la pennyfarthing o la rover.
En 1874, H.J. Lawson creó la bicicleta segura, con cadena de transmisión y llantas de hule macizo.
En 1888, John Body, veterinario de Belfast, introdujo el neumático inflable, y con ello surgió la bicicleta como hoy la conocemos.
En 1880, cuando llegaron las primeras bicicletas a México, los transeúntes de la Alameda pidieron que se prohibieran, porque representaban un serio peligro para la integridad física de las personas que paseaban.
¿Cómo funciona?
Si se colocan dos engranes unidos por una cadena, uno del doble de diámetro que el otro, sucede lo siguiente:
Por cada vuelta completa del engrane grande, el pequeño da dos vueltas, pues toda la velocidad del engrane de mayor diámetro se transmite a través de la cadena de la bicicleta al engrane pequeño.
Mientras una persona se esfuerza en dar una vuelta completa con los pedales, la cadena de la bicicleta hace que el engrane más pequeño (estrella) de la rueda trasera avance dos veces la circunferencia de la llanta. Si la bicicleta tiene una llanta de 70 centímetros de diámetro, la bicicleta avanzará 2.2 metros por cada pedaleada completa.
El chiste es que con pocas pedaleadas avancemos mucho.
Con las bicicletas comunes podemos alcanzar velocidades de 30 kilómetros por hora. Sin embargo, con los diseños modernos se pueden alcanzar velocidades de hasta 95 kilómetros por hora –en terreno plano: subidas y bajadas son otra cosa.
Lo bueno de usar las bicicletas es que no contaminan, pues no requieren más combustible que la energía de nuestro cuerpo.
¿Están listos para andar en bicicleta?
__________________________
Juan Tonda Mazón, “La bicicleta” en Los inventos. México, SEP-Santillana, 2003.
Lectura con 431 palabras.
__________________________