Más animales de México

Estándar
¿Has perdido alguna vez una pieza de un rompecabezas? El hueco se ve desastroso y la escena no está completa. La falta de esa pieza minúscula hace que el conjunto carezca de sentido. Lo mismo sucede cuando una especie animal se extingue. Cada animal que te mira con ojos cautelosos, que levanta las orejas o aletea, es una pieza clave dentro de la naturaleza. Si alguno falta, el entorno sufre su ausencia.
México es uno de los países con mayor número de especies animales y vegetales en el mundo. Y es que nuestro país esta rodeado de mares y costas, y en él existe una variedad de ecosistemas, desde humedales hasta desiertos. Sin embargo, muchas especies se encuentran en peligro de extinción y en la mayoría de los casos el hombre es el responsable.
Tras un prolongado esfuerzo la tortuga laúd emergió del mar. Tenía los ojos llenos de lágrimas, y por eso la gaviota imaginó que sufría penas de amor. Pesada y lenta, la hembra caminó con su caparazón de cuero para depositar sus huevos dentro de la arena.
De pronto un hombre se acercó e intentó robarle su carga. Ante la amenaza, la tortuga laúd permaneció inmóvil, indefensa. Por fortuna un vigilante costero acudió a su ayuda y después de una fatigosa persecución capturo al depredador.
A salvo, dando pasos breves, la tortuga laúd seleccionó el lugar donde construiría su nido. Cavó un agujero en forma de cántaro, se acomodó sobre él y puso decenas de huevos. Eran de color blanco y de figura casi esférica. Cubrió el nido con arena y regresó al mar sobre sus propias huellas.
Sesenta días y sesenta noches tardarían en nacer las pequeñas. Frágiles, con caparazón blando y un sin fin de escamas, abandonarían el nido y se internarían en el mar para iniciar una nueva vida…
 
 _________________________
Rebeca Orozco, ¡Conócelos de cerca! Animales de México. México, SEP- Tecolote, 2004.
Lectura con 305 palabras
_________________________