Home » Narraciones-cortas-y-otros-textos » Mi trabajo como hada de los dientes

Página de inicio

rincón de lecturas

Enlaces patrocinados

Lecturas infantiles por grado

Primer grado Segundo grado Tercer grado Cuarto grado Quinto grado Sexto grado aprende inglés con sallita

Velocilector

¡Tómate tu tiempo y descubre tu velocidad lectora!

Ahora puedes medir cuánto tiempo tardas en realizar una lectura. Cuando estés listo para iniciar tu lectura, da click en el botón "Iniciar". Una vez que hayas terminado de leer, de inmediato da click en el botón "He terminado". Puedes realizar competencias con mamá, papá o tus compañeros y amigos o... ¿Por qué no? ¡Puedes retar a tu maestra!

El cronómetro te marca, minutos:segundos:décimas de segundos. Ah, no olvides poner en ceros antes de iniciar una nueva cuenta.

CRONÓMETRO

 

¿Sabes cuál es tu velocidad lectora?, si quieres saberlo sólo escribe los datos que se te piden y a continuación da click en el botón azul de calcular:


¿Cuántas palabras tiene la lectura que leíste?


¿Cuánto tiempo has tardado en leerlas?





_________________________

 Elige tu nivel y grado escolar dando click en el círculo:

PRIMARIA

Primer Grado
Segundo Grado
Tercer Grado
Cuarto Grado
Quinto Grado
Sexto Grado

SECUNDARIA

Primero de Secundaria
Segundo de Secundaria
Tercero de secundaria

Lecturas infantiles más recientes

Actividades de aprendizaje con juegos

Visita sallita

Material para maestras y maestros

Catálogo educativo Un listado de cientos de sitios con material educativo gratuito.

Mi trabajo como hada de los dientes

Les voy a contar una historia de los días en que fui un hada de los dientes. Era mi primer trabajo y no lo hacía bien. Una noche cometí un terrible error. Todo comenzó de esta manera…
Acababa de acurrucarme en la cama. Mi almohada estaba llena de sueños y me preparaba para dormir profundamente cuando, ¡Talán talán! Sonó la campana de los dientes. Nunca se sabe cuándo alguien se le va a caer un diente ni cuando un hada de los dientes debe ir a recogerlo.
Los niños se pasan el día entero moviéndose los dientes para que se les caigan. Un diente difícil puede mantenerse sujeto de un hilo durante días. Entonces, cuando su dueño menos lo espera, ¡sorpresa! Se cae solo. Eso es exactamente lo que le sucedió a un niño que se llamaba Joaquín.
Joaquín llevaba todo el día tirando de su diente. Era una paleta y las paletas son siempre los dientes más difíciles. Pero aunque estaba casi suelta no acababa de caerse. Sin embargo, cuando Joaquín se puso a masticar un caramelo ¡plin! Se cayó. Allí estaba, era una buena paleta, aunque un poco pringosa.
Os sorprenderá saber que hay personas que no creen en las hadas (casi siempre se trata de adultos). Es triste, pero es verdad. Curiosamente, los niños que dicen que no creen en ellas cambian de opinión en cuanto de les cae un diente.
Así sucedió con Joaquín.
–¿Las hadas me traerán mucho dinero?
–preguntó a su madre antes de irse a la cama.
–No sabía que creías en esas cosas
–contestó ella.
–Hum…bueno, sí, sí que creo –dijo Joaquín poco convencido– ¿Cuánto crees que me traerán por mi diente?
–No mucho, con esos pegotes de caramelo que tiene –contestó su madre.
Así que Joaquín cepilló su diente hasta dejarlo reluciente. Después, lo colocó debajo de la almohada y se quedó dormido. En ese mismo momento sonó la campana de los dientes y yo salí corriendo a buscarlo.
_________________________
Georgi Adams, “Mi trabajo como Hada de los dientes” en Historias de hadas contadas por hadas. México, SEP- Serres Océano, 2005.
Lectura con 328 palabras
_________________________
[Google]

Más rincones de lecturas

Libro del perrito sep 1994 libro del perrito Disfruta de las divertidas lecturas para niños del Libro del Perrito.

Rinconcito de lecturas

Rinconcito de lecturas

Lecturas de ayer

Lecturas de ayer Disfruta de lecturas, cuentos, poemas, leyendas fábulas y narraciones bellamente ilustrados que se leían ayer y se difrtan ahora.