Miau, dijo el gato

Estándar
Estos refranes resumen en buena medida las opiniones y sentires populares acerca de los gatos y de los ratones. Estos dichos que han ido rodando al través del tiempo, sintetizan siglos de observación y de trato. Queda en pie la pregunta –y que cada quien la conteste según su experiencia–: entre el gato y el hombre, ¿quién es el domesticado? (Los ratones no.)

No te fíes de cielo estrellado…
ni de animal que haga miau.

Gato que no caza,
¿para que lo queremos en casa?

La curiosidad mató al gato.

Ponerle el cascabel al gato.

Entre la mano y el plato
se mete el gato.

Estar con un ojo al gato
y otro al garabato. [Aparato que sirve para colgar
en las cocinas chorizos, jamones, etcétera.]

Tan fácil como quitarle un pelo a un gato.

Cuando el gato está fuera
los ratones se divierten.

Ser la misma gata,
Sólo que revolcada.

Tener cara de beato
y uñas de gato.

De noche todos los gatos son pardos.

Dar gato por liebre.

No hay que buscarle tres pies al gato,
sabiendo que tiene cuatro.

No creas en el perdón
del gato para el ratón.

Le comieron la lengua los ratones.

Acogí al ratón en mi agujero
y tornóse heredero. 
______________________
Rafael López Castro y Felipe Garrido (compiladores), Miau, dijo el gato, México, SEP-Solar, 1992.
Lectura con 208 palabras
______________________

One Comment

Comments are closed.