¡Muévete!

Estándar
Piensa en todas las formas en las que se mueve tu cuerpo. Puedes correr, saltar y andar de cojito. También puedes parpadear o sacar la lengua. Tu cuerpo se está moviendo siempre, aunque estés dormido. Tu corazón late, y tus pulmones respiran para mantenerte vivo. Cuando corres, todo tu cuerpo se mueve, desde las cejas hasta los dedos de los pies.
Puedes moverte gracias a cómo trabajan juntos tus músculos, tus huesos, tu cerebro y tus nervios. Unos músculos tiran de tus huesos y mueven partes de tu cuerpo como los brazos y piernas. Otros, como los de la cara, tiran de tu piel para hacer que sonrías o frunzas el ceño.
Tu esqueleto
Tu cuerpo tiene más de 200 huesos que forman tu esqueleto. Cuando naciste tenías unos 350, pero algunos de los más pequeños se soldaron según ibas creciendo. Todos tus huesos tienen diferentes formas y tamaños, y tienen su propio nombre.
Tu esqueleto mantiene unido tu cuerpo y le da forma. Si no fuera por el esqueleto, tu cuerpo se vendría abajo convertido en un montón informe. Es muy fuerte: protege las partes blandas: tu cráneo, por ejemplo, protege tu cerebro, y tus costillas protegen tu corazón y tus pulmones.
¿Qué hay dentro de un hueso?
Tus huesos están hechos principalmente de agua y de un mineral llamado calcio. Un hueso es una estructura rígida, pero tiene cierto grado de elasticidad para que no se rompa fácilmente. El exterior de un hueso es muy duro, pero el interior es blando y esponjoso. Esto hace que los huesos sean muy resistentes, pero también muy ligeros. Algunos huesos
tienen una especie de gelatina dentro, que se llama la médula ósea. Se encarga de hacer células nuevas para tu sangre.
Un hueso roto puede arreglarse por sí mismo, pero a menudo necesita la ayuda de yeso para inmovilizarlo y permitir que se suelde correctamente. Los médicos usan unas fotografías especiales, llamadas radiografías, para mirar el interior de tu cuerpo y ver si tienes algún hueso roto.
Huesos que se mueven
Si tus huesos son fuertes y duros… ¿cómo es tu cuerpo tan flexible? Muchos huesos se juntan con otros en las articulaciones. Tu cuerpo tiene unas cien articulaciones en sitios como los codos, hombros o rodillas.
Las articulaciones permiten que los huesos se muevan para que puedas girar, inclinarte y darte la vuelta. Imagínate que no tuvieras articulaciones en los codos: tendrías que ir siempre con los brazos tiesos.
 ______________________
Anita Ganeri, “Los huesos” en ¡Muévete! México, SEP-Everest, 2005.
Lectura con 409 palabras
 ______________________