Home » Cuentos de niños » Óyeme con los ojos

Página de inicio

rincón de lecturas

Enlaces patrocinados

Lecturas infantiles por grado

Primer grado Segundo grado Tercer grado Cuarto grado Quinto grado Sexto grado aprende inglés con sallita

Velocilector

¡Tómate tu tiempo y descubre tu velocidad lectora!

Ahora puedes medir cuánto tiempo tardas en realizar una lectura. Cuando estés listo para iniciar tu lectura, da click en el botón "Iniciar". Una vez que hayas terminado de leer, de inmediato da click en el botón "He terminado". Puedes realizar competencias con mamá, papá o tus compañeros y amigos o... ¿Por qué no? ¡Puedes retar a tu maestra!

El cronómetro te marca, minutos:segundos:décimas de segundos. Ah, no olvides poner en ceros antes de iniciar una nueva cuenta.

CRONÓMETRO

 

¿Sabes cuál es tu velocidad lectora?, si quieres saberlo sólo escribe los datos que se te piden y a continuación da click en el botón azul de calcular:


¿Cuántas palabras tiene la lectura que leíste?


¿Cuánto tiempo has tardado en leerlas?





_________________________

 Elige tu nivel y grado escolar dando click en el círculo:

PRIMARIA

Primer Grado
Segundo Grado
Tercer Grado
Cuarto Grado
Quinto Grado
Sexto Grado

SECUNDARIA

Primero de Secundaria
Segundo de Secundaria
Tercero de secundaria

Lecturas infantiles más recientes

Actividades de aprendizaje con juegos

Visita sallita

Material para maestras y maestros

Catálogo educativo Un listado de cientos de sitios con material educativo gratuito.

Óyeme con los ojos

En óyeme con los ojos, veremos que la gente que no puede hablar, u oír, o ver, tiene más dificultades que los demás para comunicarse, estudiar, trabajar. Sus esfuerzos son siempre admirables y, muchas veces, sus resultados no le piden nada a ningún otro.

 
Una tarde, al volver de la sesión de fisioterapia, Beatriz pidió a Horacio que le enseñara el alfabeto de los sordos. El niño aceptó encantado.
Poco a poco, Beatriz fue aprendiendo a hablar. Horacio se desternillaba de risa con las equivocaciones de la alumna, pero siempre le pedía excusas, porque, según él, un profesor no debía reírse jamás de los errores de sus discípulos.
Un día Ofelia entregó a Beatriz una carta, delante de Horacio. Beatriz abrió el sobre con mucha prisa.
París, 14 de abril
Querida Bea:
El señor Sáenz, ése que es amigo tuyo y de papá, escribió hace poco contando lo de tu accidente. Papá y mamá están furiosos contigo por no habernos avisado. Te van a mandar una carta no muy simpática. Bea, espero que estés mejor. ¿Ya has vuelto a caminar? Te quiero mucho. Abrazos. Diana.
Beatriz dobló la carta y miró a Horacio con los ojos brillantes.
–Gracias, Horacio… –le dijo al niño.
–¿Gra… cias… por… qué?
Beatriz le habló entonces de Diana; le dijo que, como él, era una niña sorda. Le contó también por qué se había alejado de ella. Le habló del miedo que le había producido toda la vida los defectos físicos. Le describió su sufrimiento en el hospital, cuando creía que no volvería a caminar o que se quedaría coja para siempre.
–To… da… vía… ca… mi… nas… co… mo… un… pa… to –le dijo Horacio muerto de la risa.
–Ya se me pasará, Horacio, y, si no, no importa.
–¿Le volverás a escribir a Diana? –le preguntó el niño, esta vez con las manos.
–Sí, y le hablaré de ti –le dijo Beatriz tomando la cara de Horacio entre sus manos.
Al día siguiente, Beatriz redactó en presencia de Horacio una breve carta para Diana.
Querida Dianita:
¿Crees que podrás servirme de guía en París durante las próximas vacaciones? Tengo que contarte muchas cosas. Sobre todo, tengo que hablarte de Horacio. Te quiere Bea.
Beatriz metió en el sobre el poema del niño mudo que Horacio había copiado para Diana.

____________________________
Gloria Cecilia Díaz, Óyeme con los ojos, Chata Lucini, ilus. México, SEP–Anaya, 2001.
Lectura con 379 palabras
____________________________ 
[Google]

Más rincones de lecturas

Libro del perrito sep 1994 libro del perrito Disfruta de las divertidas lecturas para niños del Libro del Perrito.

Rinconcito de lecturas

Rinconcito de lecturas

Lecturas de ayer

Lecturas de ayer Disfruta de lecturas, cuentos, poemas, leyendas fábulas y narraciones bellamente ilustrados que se leían ayer y se difrtan ahora.