Por el caño

Estándar
Espero que después de un día en el metro, en la calle o jugando con tus amigos, todos nos lavemos las

manos ¿Con qué lo hacemos? En la siguiente lectura veremos que las cosas con las que lavamos nuestras manos todos los días no siempre son tan buenas como parecen.

Existen tantos gérmenes en la Tierra, que juntos pesan más que todos los animales y las plantas juntos. Todo lo que tocas tiene gérmenes. No es de extrañar que tus padres siempre te anden molestando con que te laves las manos. Si lo haces correctamente, es una gran defensa para ti.
Esto significa cubrir tus manos con jabón y tallar uñas, dedos, el dorso y la palma de la mano durante al menos 30 segundos, aproximadamente el tiempo que toma cantar Las mañanitas. El jabón y el tallar hacen que se desprendan los gérmenes de tu piel.
Ahora bien, actualmente a muchos jabones se les agregan antibacterianos, o sea ingredientes especiales que matan a los gérmenes, en vez de tan sólo lavarlos. Eso suena muy bien, pero, ¿será de veras bueno?
Algunos expertos dicen que lo único que necesitas para lavarte bien es un jabón regular. Les preocupa que, cuando se usan jabones con antibacterianos los gérmenes que sobrevivan se conviertan en “supergérmenes” a los que ya no dañen los antibacterianos ni los antibióticos que los doctores usan para ayudar a que los pacientes se deshagan de las bacterias.
Según estos expertos, no hacen falta jabones especiales, sino lavarse con cuidado las manos varias veces al día. Entre otras, cuando llegamos de la calle a la casa.
_______________________
Trudee Romanek, “Por el caño” en ¡Achuuuú! México, SEP-Planeta, 2007.
Lectura con 267 palabras
_______________________