Relatos de terror

Estándar
Hacía tiempo que la Muerte Roja devastaba el país. Nunca hubo peste tan mortífera ni tan horrible. La sangre era su emblema y su sello; el rojo horror de la sangre. Se sentían dolores agudos y un vértigo repentino, y luego los poros exudaban abundante sangre, hasta acabar en la muerte. Las manchas escarlatas en el cuerpo, y sobre todo en el rostro
de la víctima, eran el estigma de la peste; en cuanto se mostraban, todos se alejaban, nadie sentía compasión por sus congéneres. En media hora se cumplía todo el proceso: síntomas, evolución y término de la enfermedad.
Pero el príncipe Próspero era intrépido, y quería seguir siendo feliz. Sus dominios ya estaban medio despoblados, cuando un día llamó a su presencia a un millar de amigos sanos y joviales de entre las damas y caballeros de su corte, y con ellos se recluyó en el apartado retiro de una de sus abadías amuralladas. Era un conjunto de edificios amplio y magnífico, concebido por el gusto excéntrico del propio príncipe. Lo rodeaba una alta y sólida muralla con portones de hierro.
Una vez dentro los cortesanos, se trajeron fraguas y enormes martillos y se soldaron los cerrojos. Decidieron que no hubiese modo alguno de entrar o salir. Había abundancia de provisiones. Con tales precauciones los cortesanos podían desafiar el contagio. Que el mundo de fuera se ocupase de sí mismo. Mientras tanto, era estúpido lamentarse o pensar. Había bufones, trovadores, bailarinas, músicos, belleza, vino. Dentro había todo eso, y también seguridad. Fuera estaba la Muerte Roja.
Fue hacia el final del quinto o sexto mes de su encierro, y mientras la peste se cebaba con furia en el exterior, cuando el príncipe Próspero ofreció a sus mil amigos un baile de máscaras de rara vistosidad.
Aquel baile fue un espectáculo voluptuoso. Pero permítaseme hablar primero de los salones en que se celebró. Eran siete: todo un ámbito imperial.

¿Qué sucedió en este baile? ¿Alguien ya leyó este libro? Si no es así, que alguien lo lea, por favor, y que nos lo diga.
____________________________
Edgar Allan Poe, Relatos de Terror. México, SEP–Vicens Vives: Limusa, 2004.
Lectura con 345 palabras 
____________________________