Home » Narraciones-cortas-y-otros-textos » Ricitos de oro y los tres ositos

Página de inicio

rincón de lecturas

Enlaces patrocinados

Lecturas infantiles por grado

Primer grado Segundo grado Tercer grado Cuarto grado Quinto grado Sexto grado aprende inglés con sallita

Velocilector

¡Tómate tu tiempo y descubre tu velocidad lectora!

Ahora puedes medir cuánto tiempo tardas en realizar una lectura. Cuando estés listo para iniciar tu lectura, da click en el botón "Iniciar". Una vez que hayas terminado de leer, de inmediato da click en el botón "He terminado". Puedes realizar competencias con mamá, papá o tus compañeros y amigos o... ¿Por qué no? ¡Puedes retar a tu maestra!

El cronómetro te marca, minutos:segundos:décimas de segundos. Ah, no olvides poner en ceros antes de iniciar una nueva cuenta.

CRONÓMETRO

 

¿Sabes cuál es tu velocidad lectora?, si quieres saberlo sólo escribe los datos que se te piden y a continuación da click en el botón azul de calcular:


¿Cuántas palabras tiene la lectura que leíste?


¿Cuánto tiempo has tardado en leerlas?





_________________________

 Elige tu nivel y grado escolar dando click en el círculo:

PRIMARIA

Primer Grado
Segundo Grado
Tercer Grado
Cuarto Grado
Quinto Grado
Sexto Grado

SECUNDARIA

Primero de Secundaria
Segundo de Secundaria
Tercero de secundaria

Lecturas infantiles más recientes

Actividades de aprendizaje con juegos

Visita sallita

Material para maestras y maestros

Catálogo educativo Un listado de cientos de sitios con material educativo gratuito.

Ricitos de oro y los tres ositos

Cierto día, una niña a la que por su hermosa cabellera rubia le llamaban Ricitos de oro, fue a dar un paseo por el bosque que había junto a su pueblo.
Estaba cantando alegremente y recogiendo florecillas cuando, de pronto, se puso a llover. Echó a correr, buscando cobijo, y vio a lo lejos una acogedora casita en medio del bosque, hacia la que se dirigió. Al llegar gritó y llamó a la puerta, pero nadie salió a abrir. Ricitos de Oro probó a girar el picaporte y la puerta se abrió la puerta: no estaba cerrada con llave.
La niña entró y vio una mesa con tres platos humeantes; uno grande, otro mediano y otro pequeño. Frente a cada plato había una silla cuyo tamaño se correspondía con el plato: la primera silla era grande, la segunda mediana y la tercera pequeña.
Ricitos de oro tenía tanta hambre que se acercó a la mesa y, al ver que los platos estaban llenos de gachas, empezó a comer del plato pequeño. Cuando terminó se comió las gachas del plato mediano y finalmente se sentó en la silla grande y vació el tercer plato.
–¡Qué buenas estaban!, –exclamó la niña–. Pero ahora me ha dado sueño…
Subió unas escaleras y llegó a una habitación en la que había tres camas; una grande otra mediana y otra pequeña. Se tumbó en la cama pequeña y se quedó dormida.
Al rato llegaron los dueños de la casa, que eran una familia de osos: papá oso, mamá osa y su hijo osito.
–¡Se han comido la sopa! –exclamaron los osos.
Subieron corriendo a la habitación y, al ver a Ricitos de oro dormida, dijeron:
–¡Qué niña tan linda!
Ricitos de Oro despertó. Como sabía cocinar bien, les hizo un gran pastel para compensar la sopa que se había comido, y desde aquel día fue muy amiga de la simpática familia de osos.
 
____________________________
Ricitos de Oro y los tres ositos” en Grandes relatos para lectura infantil. México, SEP-Geo, 2007.
Lectura con 319 palabras
____________________________

1 comentario

Comments are closed.

[Google]

Más rincones de lecturas

Libro del perrito sep 1994 libro del perrito Disfruta de las divertidas lecturas para niños del Libro del Perrito.

Rinconcito de lecturas

Rinconcito de lecturas

Lecturas de ayer

Lecturas de ayer Disfruta de lecturas, cuentos, poemas, leyendas fábulas y narraciones bellamente ilustrados que se leían ayer y se difrtan ahora.