Se va a caer el mundo

Estándar
El conejo vio que estaba perdido, que se le venía el mundo encima, que la peor desgracia que le podía ocurrir la tenía a cuatro pasos.
Allí delante estaba el zorro, astuto y veloz. El conejo no tenía escapatoria.
Fue entonces cuando pensó que la única salida que le quedaba era engañarlo. Hasta ese momento a ningún conejo se le había ocurrido nunca burlar a un zorro. Parecía algo imposible.
“Si no se me ocurre algo muy pronto, me va a comer”, se dijo. Junto al conejo había una piedra. ¡Si al menos pudiera ocultarse tras ella… ¡Pero ya era imposible, porque el zorro lo había visto.
Entonces el conejo se puso a hacer como que sujetaba la piedra para que no lo aplastara. “Ahora no te escapas”, dijo el zorro acercándose. “Y tú tampoco”, respondió el conejo. “Esta peña se va a caer y nos aplastará a ambos”. Entonces el zorro, asustado, saltó hacia la peña y con todas sus fuerzas la sujetó también. “Pesa mucho”, dijo pujando. “Sí -afirmó el conejo-, y dentro de un momento quizá se nos acaben las fuerzas y nos aplaste. Cerca hay unos troncos. Aguanta tú mientras voy a traer uno”. “Bueno”, dijo el zorro. El conejo se fue y no tenía cuándo volver. El zorro jadeaba resistiendo la peña y al fin resolvió apartarse de ella dando un ágil y largo salto. Así lo hizo y la peña se quedó en su sitio. Entonces el zorro comprendió que había sido engañado una vez más y dijo: “La próxima vez no haré caso de nada”.
  __________________________
“Se va a caer el mundo” en El libro de los cuentos y leyendas de América Latina y España. México, 
SEP- Ediciones B, 2007.
Lectura 262 con palabras.
__________________________