Tajín y los siete truenos I

Estándar
Tajín es un muchacho maldoso que vive en el Totonacapan, la región de los totonacas, en el norte de Veracruz, y se la vive maltratando a las plantas y los animales. Vamos a leer, en cuatro partes, este mito totonaca, vuelto a contar.

Ese día Tajín andaba con suerte. Al dar la vuelta en un recodo del camino se encontró con un hombrecito de barba cana y grandes bigotes y cejas tan pobladas que casi le cubrían los ojos.
–Buenos días, muchacho. Tú no eres de por aquí –le dijo el anciano.
–Vengo de atrás de la montaña –contestó Tajín.
–Mis hermanos y yo –le dijo el viejo– andamos buscando alguien que nos ayude a sembrar y cosechar, a barrer la casa y traer agua del pozo, a poner los frijoles en la olla y a vigilar que el fuego no se apague. Ven con nosotros.
–¿Quiénes son tus hermanos? –preguntó Tajín.
–Somos los Siete Truenos. Nos encargamos de subir a las nubes y provocar la lluvia…
–¿Suben a las nubes? –exclamó Tajín, que era bastante impertinente y solía interrumpir a las personas.
–¡Claro que subimos! –replicó el hombrecito, molesto de que alguien pusiera en duda sus palabras–. Nos ponemos nuestras capas, nos calzamos nuestras botas, tomamos las espadas y marchamos por los aires hasta que desgranamos la lluvia. ¡Jajay, jajay, jajay!, gritamos entonces.
Tajín era un chamaco curioso y atrevido. De inmediato se imaginó por los aires, haciendo cabriolas entre las nubes. Así que le dijo al anciano que estaba bien, que iría a la casa de los Siete Truenos para sembrar y cosechar, para barrer la casa y traer agua del pozo, para poner los frijoles en la olla y estar atento a que el fuego no se apagase.

¿Cómo seguirá esta historia? ¿Qué se imaginan que sucederá? Vamos a verlo mañana.

________________________
Felipe Garrido, Tajín y los Siete Truenos. Leyenda totonaca. México, SEP, 1990.
Lectura con 305 palabras
________________________